Hacer dedo e historias por la carretera. Con Felipe Castro

“La carretera ha marcado muchas cosas en mi vida” nos contó Felipe Castro mientras nos invitaba a escuchar a Luciana Mocchi.

Y repasó varios viajes, y anécdotas dentro de las historias. Desde aquel primer ‘hacer dedo’ desde Solymar hasta Santa Teresa llegando a Berlín conversando en español con un alemán, haciendo autostop al Volvo de un vicepresidente o paseando en un descapotable por la rivera del Mediterráneo mientras suena Buena Vista Social Club.

“El ejercicio del dedo es un ejercicio que está buenísimo, permite conversar con la gente. Es como pescar: tiene ciertas reglas y necesita paciencia”. Paciencia que puede permitir encontrarse con Alá en un Renault 18 color cremita.