Guianze sobre la condena a 12 represores del Cóndor: ya estaba probado que habían participado en secuestros y torturas

Entrevistada en InterCambio la exfiscal y activista por los Derechos Humanos Mirtha Guianze, comentó la sentencia de cadena perpetua dictada en segunda instancia por el Poder Judicial de Italia contra 24 represores latinoamericanos de la Operación Cóndor, 12 de ellos uruguayos y entre éstos, el Capitán de Navío retirado Jorge Tróccoli, prófugo de la justicia.

Guianze explicó que se trata de un fallo que ya era “esperado para la primera instancia porque el cúmulo probatorio que se reunió era contundente y así lo había reconocido el jurado de la primera instancia”.

Estaba comprobada entonces “la responsabilidad que les podía caber a los imputados (…) en la muerte y desaparición de las personas”, o sea que “estaba probado que ellos habían participado en los secuestros y en las torturas, eso quedó plenamente probado ya en la primera instancia”.

En esta segunda instancia culminada este lunes 8 en la Primera Corte de Apelación de Roma, lo que faltaba “era valorar la prueba” presentada por la acusación en la primera instancia junto a otros elementos relacionados. “Quedó claro que la condena es contundente”, evaluó la magistrada.

Recordó que para abrir este juicio en Italia, “lo más trabajoso primero fue reunir prueba para hacer entender en Europa lo que fue el Plan Cóndor”, que de hecho alcanzó con su operatoria de exterminio a militantes latinoamericanos que tenían otras nacionalidades, en este caso la italiana.

“El resultado final de la primera instancia ya había sido considerar al Plan Cóndor como un sistemático plan de exterminio de personas, de tortura, de secuestros, de traslados de un país a otro y finalmente (de) la muerte o desaparición de personas”, añadió al respecto.

Sobre los 12 uruguayos condenados, destacó el hecho de que “todos están cumpliendo penas de una manera u otra” aquí en nuestro país, “están todos condenados menos (Pedro) Mato Narbondo, que se había ido para Brasil y hay librada una orden de captura que no ha dado resultado” hasta ahora.

También señaló la entrevistada que “las personas que ya están juzgadas acá por esos mismos delitos (…) no pueden ser juzgadas nuevamente”. Sus respectivas condenas “tienen que cumplirlas acá” y a esta altura “no les da la edad” para que después vayan a cumplirlas a otro país, Italia al caso.

Guianze recordó la necesidad de que “acá los juicios se nutran de prueba que anda por ahí y que no se ha recolectado” hasta el presente.