‘Ghostíng’: la peor forma de terminar una relación

Conoces a alguien, crees que todo está yendo bien y de un día para el otro deja de contestarte los mensajes, te bloquea de whatsapp y te borra de sus redes. Aunque no entiendas nada, está práctica es cada vez más común con las nuevas tecnologías. Muchas personas prefieren desaparecer a decir por qué ya no quieren seguir con la relación.

El término anglosajón ghosting en español se traduciría como ‘hacerse el fantasma’ y consiste en terminar una relación desapareciendo de la vida del otro, sin dar motivos.

No se trata de una práctica nueva, siempre existió, pero con las nuevas tecnologías se ha vuelto más común. Como muchas relaciones empiezan a través de internet o de aplicaciones, a las personas les resulta más fácil terminarlas sin hablar del tema cara a cara. Dan por terminado el vínculo borrando al otro de whatsapp y de sus redes sociales.

«El ghosting se hizo famoso como concepto entre 2014 y 2015. Hace referencia a dejar de lado a tu pareja de forma espontánea sin ninguna explicación, sin que la otra persona tenga claro si la relación terminó o no», explicó el psicólogo chileno Francisco Andrés Córdova.

¿Quiénes hacen ghosting?

De acuerdo a una investigación publicada en la revista Journal of Social and Personal Relationships en 2018, una cuarta parte de las personas estudiadas sufrió ghosting por parte de su pareja, y una quinta parte se lo hizo a alguien.

Según Córdova, suelen finalizar vínculos de esta manera los que tienen una visión «sijista», es decir, aquellos que piensan que están destinados a estar con una persona. En cambio, quienes tienen una visión «constructiva o dinámica» de las relaciones no consideran aceptable el ghosting.

«Tiene secuelas para quien lo realiza, que reporta sentir culpa, y mayores aún para el que lo recibe. Este se queda con una sensación profunda de abandono y rechazo», agregó acerca de las consecuencias de esta práctica.

Además, quienes lo sufren suelen adoptar una actitud de negación que no les permite iniciar el duelo, al no saber si finalizó o no la relación. Por otra parte, los que utilizan el ghosting en forma frecuente demuestran un gran miedo al conflicto.