G20: «Trump es un guerrero comercial, no le importan las consecuencias»

Cuando los líderes del G20 se vuelvan a reunir a fin de año en Japón y Arabia Saudí asuma la presidencia pro tempore del bloque, los conflictos internacionales que acapararon la agenda este 28 y 29 de junio en Osaka seguirán incambiados. La razón: favorece la estrategia electoral de Donald Trump camino a su reelección en 2020.

Así lo cree la doctora en Relaciones Internacionales María Cristina Rosas, quien en diálogo con Sputnik analizó la coyuntura geopolítica en el marco de la cumbre que este viernes comenzó en el país asiático.

«Las tensiones se van a estar politizando mucho por el ambiente electoral en EEUU y eso puede entorpecer un desarrollo más armónico de las negociaciones para sortear, por ejemplo, la crisis en Irán», puntualizó.

Y con una realidad interna favorable en cuanto a resultados
económicos, todo indica que el principal escenario de campaña será la política exterior y cómo su país logró retomar la iniciativa de manera unilateral en el concierto internacional.

Guerras arancelarias, sanciones económicas, amenazas de guerra y de invasiones nutren el menú de herramientas con las cuales Trump busca frenar los intentos por multilateralizar las relaciones internacionales.

Sin embargo, Rosas consideró que en el caso iraní al menos no habrá una confrontación directa porque tampoco favorece la permanencia del republicano en la Casa Blanca por otros cuatro años.

«Es un panorama complicado pero un conflicto más allá de los dimes y diretes de Trump, un conflicto físico no me parece posible ni deseable precisamente pensando en términos electorales. Creo que la población y el Congreso estadounidense no estarían en esa línea», apuntó Rosas, profesora e investigadora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de México.

En este sentido fue consultada por el enfrentamiento EEUU-China. «El ambiente de guerra comercial que permea en estos momentos a la relación bilateral lo impide. China aplica sanciones, EEUU aplica sanciones, el ambiente económico impide que haya resquicios de posible diálogo sobre otros temas», dijo.

La experta afirmó que «China quiere resolver el tema comercial y Trump es un guerrero comercial que va a la guerra como lo ha mostrado al salir del TPP, al renegociar el TLCAN, con los aranceles al aluminio y el acero y con este castigo que le aplica a china. Es un guerrero al que no le importan las consecuencias».