Funcionarios, médicos y Directorio de ASSE acordaron licencia especial para trabajadores víctimas de violencia de género, doméstica y familiar

Entrevistado en InterCambio el presidente de la Federación de Funcionarios de Salud Pública, Martín Pereira, habló sobre la nueva licencia especial para trabajadores de salud púbica víctimas de violencia en el ámbito doméstico.

Pereira explicó que esta licencia es “una conquista que no nos gustaría tenerla” por la razón que la determina. No obstante, es necesaria porque “estábamos teniendo muchos problemas con la violencia” interpersonal entre trabajadores del sector y sus familias, tanto mujeres como hombres.

A causa de estos conflictos vinculares muchos “trabajadores terminaban sumariados” por faltar a sus “lugares de trabajo”, por lo que “entendimos con los trabajadores médicos que debíamos legislar” en la materia, y lo hicieron en “acuerdo con el Ministerio”, relató el dirigente.

Muchas veces, como consecuencia de esos conflictos domésticos y familiares, personal de este sector se encuentra “saliendo” de apuro de su casa “para buscar dónde vivir” y dejar a “sus hijos” cuidados, graficó.

Para activar el mecanismo de la licencia especial, “la compañera o el compañero” víctima de una situación de violencia en su ámbito familiar o vincular “presenta denuncia policial” y a partir de ese momento dispone de “10 días hábiles”, equivalentes a “15 días” calendario, “para que pueda reorganizar su vida”, describió. “Se le dan los días y después se ve cómo se cubre el servicio”, precisó Pereira.

De todos modos, ese dispositivo es para atender las urgencias, porque “la idea es que no quede solo en la licencia” sino que cada cuadro de violencia sea objeto de “un abordaje con un equipo de ASSE”, apuntó.

“Lamentablemente” tales situaciones “están presentes” con frecuencia creciente en la vida de los funcionarios. “Tenemos una abogada especializada” en el tema “y lamentablemente tiene cada vez más consultas”. “Pasa cada vez más seguido (…) que tengamos que actuar frente a situaciones de violencia”, remarcó el sindicalista.

Destacó el hecho de que “hubo una buena recepción del tema por el Directorio de ASSE” y también fue “conversado con los trabajadores médicos”, habiéndose logrado un “acuerdo en conjunto entre las tres partes”.