España y Uruguay, manual de crecimiento de las derechas populistas

El pasado 11 de setiembre, hice una columna denominada “El empuje autoritario en el mundo y sus reflejos locales”.

Dije que “uno de los fenómenos más interesantes es una suerte de descaecimiento de la democracia representativa tal como la conocemos” y que “los problemas de las democracias representativas y sus partidos es que no están dando satisfacción a fenómenos nuevos que sacuden las sociedades”.

Hay un conjunto de hechos o situaciones que explican empuje conservador, reaccionario y autoritario que se observa en el mundo.

Ahora bien. Ese empuje tiene representación política. Hay dirigentes o formaciones políticas que logran interpretar ese sentimiento y se instalan, por elección democrática, en los parlamentos, congresos y hasta en las jefaturas de Estado. El ejemplo más cercano es Bolsonaro.

La actitud más fácil es tirarle con todos los epítetos posibles a esa expresión, pero bebiendo en la fuente del “pensamiento complejo” de Edgar Morin, citado en la columna pasada, buscaré explicar algunas cosas y las semejanzas que hay ahora mismo entre España y Uruguay.

La avalancha derechista en España

El domingo pasado se hicieron elecciones en España. El PSOE fue la fuerza más votada, pero no obtuvo mayorías para instalar gobierno. La derecha tradicional, el PP, mantuvo su caudal de votos, Ciudadanos, la derecha moderna, se desplomó y aumentó mucho la derecha autoritaria representada en el partido VOX.

Antes de las elecciones españolas, el líder de Vox, Santiago Abascal, participó de un debate. Al final, en un minuto, dio su mensaje. Es muy interesante porque resume su pensamiento que, reitero, interpreta pulsiones existentes en la sociedad española.

Se trata de una intervención que enumera 8 puntos.

  1. Cuestionamiento a criticas.
  2. Nacionalismo.
  3. Gasto político.
  4. Rebaja de impuestos.
  5. Combatir la emigración ilegal
  6. Modificar autonomìas.
  7. Pagar las pensiones.
  8. “La dictadura progre” y el feminismo.

En los 8 puntos, Abascal abarca la nueva agenda que con algunos cambios o agregados, transitan las derechas en el mundo actual.

El nacionalismo, la Patria, la soberanía, bajar el gasto político, combatir la emigración ilegal, pagar las pensiones, la ideología de género y no cuestionar a los abuelos -en clara alusión a no criticar al franquismo- es una agenda que interpreta sentires y miedos.

El tema de la seguridad es mencionado vinculándolo con la emigración. Ya en columnas anteriores, hablé de la seguridad en un sentido amplio, y cuando Abascal habla de “empleo” y de “jubilaciones” está vinculado con el miedo. ¿Y que es el miedo? La Real Academia dice: Sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario.

El enorme apoyo logrado por Vox en España tiene que ver con la sintonía con esos temas o valores existentes en ese país. La derecha tradicional PP se corrió al centro y Ciudadanos se perdió en un discurso cool pero sin atracción.

Conclusión sobre España entonces: el espacio que se deja libre en el mercado de las ideas y las sensaciones, es ocupado por otros.

El desembarco de Cabildo Abierto

Y aquí aparece el fenómeno de Cabildo Abierto. Observemos que por lo menos 6 puntos de la agenda de Abascal están en el discurso de Cabildo.

  1. Cuestionamiento a criticas. Manini ha hablado de “mentiras y falsedades”. No dice cuales son. Tira el titular, nada mas.
  2. Nacionalismo. “Defender la unidad y la soberanía de España”, dice Abascal. Manini habla de la Patria, de los sentimientos artiguistas, de soberanía incluso cuando dice que el gobierno cedió a UPM una transnacional.
  3. Gasto político. Manini ha propuesto bajar el gasto en el Parlamento.
  4. Combatir la emigración ilegal. Manini lo dijo pero después rectificó. Dijo que los trabajadores extranjeros le quitaban al trabajo a los uruguayos.
  5. Cuando Abascal “que llena de delincuencia nuestras calles”, también está hablando de Seguridad o Inseguridad.
  6. “Defender la libertad frente a la dictadura progre, que divide a los españoles y que pretende que las mujeres se enfrenten contra los hombres y que quieren que los nietos tengan que condenar a sus abuelos”. Esta frase agrupa un par de cosas que Cabildo Abierto ha señalado: la agenda de derechos en Uruguay -que incluye políticas de género- y los reclamos de verdad frente a las violaciones de los derechos humanos.

Esos temas ¿estaban presentes en la sociedad uruguaya? Si. ¿Dónde se expresaban? En los partidos fundacionales y en Novick.

Pero Manini Rios es general. Y allí hay autoridad. Eso es alimentado por una presencia firme y un discurso elaborado en base a frases cortas. En comunicación, las frases cortas, que sirven para titular en los medios, es un gran acierto.

Las frases cortas, además, son propias de una persona que da órdenes. Las ordenes no se argumentan, se cumplen. Y 40 años recibiendo y dando órdenes, estructuran el discurso de Manini.

El lenguaje empleado -hay veces que se come las s- está muy vinculado al lenguaje “cuartelero”, el que se registra en los cuarteles con soldados mayoritariamente del Interior y provenientes de sectores pobres. Un lenguaje que tiene similitudes con el empleado por Eleuterio Fernández Huidobro y José Mujica.

El tono empleado por Manini es de orden: cúmplase.

Escuchemos este otro tramo en donde habla de los inmigrantes, tal como lo dijo Abascal, sintonizando con un eventual peligro -real o supuesto- de perder el empleo en manos de los inmigrantes.

Manini también habló de autoridad y lucha contra la corrupción.
¿Se acuerdan cuando dijo que se “va a terminar el relajo”?

Guillermo Domenech ha sido electo senador por Cabildo Abierto.
En recientes declaraciones aludió a China como un peligro para Uruguay. Sin mencionarlo, habló de una suerte de imperialismo.

Como es habitual en los discursos fuertemente nacionalistas, se ubica el enemigo afuera, enemigos poderosos, para fortalecer el mùsculo de la nacionalidad.

Ejemplo de ello hay a montones, pero mencionemos solo Trump y Bolsonaro.

Finalmente escuchemos nuevamente a Domenech y su oposición a los avances en materia de derechos para las mujeres y la agenda de derechos en tu globalidad.

Unas conclusiones.

  1. La encuesta Latinoabaròmetro señala que hay una caída de la simpatía hacia la democracia. En Uruguay esa caída es menor pero se registra. Frente a esos escenarios los discursos de tono autoritario funcionan.
  2. No nos agarremos con facilidad contra el que votó al general Manini. Entendamosló.
  3. Las sociedades no son homogéneas. Los avances no son lineales. La agenda no es rígida. Hay que saber entender esas pulsaciones. Las sociedades son como las capas tectónicas de la Tierra. Se mueven, cambian de lugar. Hay veces que se producen terremotos o volcanes que explotan. Eso ocurre cuando los movimientos de esas capas no pueden acomodarse.
  4. Los tonos autoritarios siempre existirán y se expresan más o menos según las coyunturas. Y los tonos autoritarios están presentes en las derechas y en las izquierdas.
  5. No hay discursos que contemplen todos los universos. Lo que debe existir es el compromiso de convivir a pesar de las enormes diferencias que parecen existir. En Uruguay la clase media es el 75% de la ciudadanía. Quien mejor interpreta a esa porción andará mejor. Se debe tener en cuenta que la “ideología de clase media” -valores y comportamientos- también se extienden para abajo y para arriba. Estos datos no son menores a la hora de articular actitudes y posiciones.

Linng Cardozo
13 de noviembre de 2019