En Uruguay “habría 300.000 diabéticos” pero es una proyección porque el país “no tiene estadísticas” de diabetes

Entrevistados en InterCambio el gerente general de la Asociación de Diabéticos del Uruguay (ADU), Javier González, y el especialista y educador en diabetes Bruno Carratini, hablaron sobre aspectos sanitarios, sociales, institucionales y económicos relacionados con esta enfermedad.

Carratini recordó que la diabetes “es una enfermedad crónica” que “no tiene cura” y “se caracteriza por niveles altos de azúcar en sangre”, tan extendida y en crecimiento que se convirtió en “pandemia a nivel mundial”, una “pandemia de factores de riesgo” dado que en gran medida está ligada a los hábitos de vida.

Es que en los casos de “diabetes tipo 2”, la variante más generalizada, la dolencia está muy determinada por los “hábitos de vida” de las personas, si bien es muy elevada la prevalencia entre quienes tienen familiares directos diabéticos. Y “cuando una mamá tiene diabetes gestacional, el ambiente en el que está el niño (…) tiene mucha azúcar” durante toda la etapa prenatal.

González, por su parte, destacó que “los diabéticos son muy combativos”, razón que explica la visibilización que lograron y algunos avances resultantes de ello. La ADU fue creada “en 1951, un año antes” que “la Federación Internacional de Diabetes”, de la que “formamos parte”.

Su  capacidad de asociacionismo está dada por “lo que significa el involucramiento, sobre todo, de las personas con diabetes tipo 1”, quienes “están obligadas a comprometerse” con su pares como parte de un colectivo que comparte un padecimiento de alto riesgo y muy oneroso.

En Uruguay “habría aproximadamente 300.000” diabéticos, pero el país “no tiene estadísticas, nos estamos manejando con estadísticas internacionales”, a diferencia de lo que pasa “con el cáncer”, enfermedad para la que hay política de Estado y por ende estadísticas, “aunque en diabetes se muere más gente”.

“Queremos igualar la diabetes” a las políticas “de cáncer y de sida y de género y de mejoras” sanitarias y sociales en general, explicó González.