El Museo de Informática que invita a un viaje en el tiempo digital

En Argentina se encuentra el único museo de este tipo en Suramérica, uno de los cinco en el mundo y el segundo en cuanto a cantidad de piezas, luego del Computer History Museum en Silicon Valley. Desde computadoras a videojuegos y celulares, ofrece un recorrido en la evolución de la tecnología informática desde los años 50 hasta la actualidad.

El argentino Carlos Chiodini y su esposa eran grandes coleccionistas de computadoras cuando en 2007 decidieron crear el Museo de Informática en Buenos Aires, sabiendo que no existía ninguno del estilo en el continente. El 95% de lo que exhiben es de su propiedad y el 5% restante son donaciones de particulares.
«El museo tiene tanta cantidad de aparatos que va rotando su exposición cada cuatro meses. Tenemos un patrimonio de más de 35.000 piezas entre computadoras, videojuegos, software, bibliotecas. En cada visita las personas se encuentran con algo diferente», indicó su fundador.

En general reciben público de nicho, personas interesadas en la informática, que no sólo buscan ver cosas nuevas sino probarlas. Incluso pueden experimentar con videojuegos viejos como el Pacman y el Tetris.

Les llaman «arqueólogos digitales» porque se dedican a ‘excavar’ para encontrar los artefactos que les faltan en su colección. Su dueño y fundador compró la mayoría de estos en negocios de computación y también en ferias y «chatarrerías».

Uno de sus principales tesoros es la Ferranti Mercury II, la primera computadora en ingresar a una facultad en Argentina, a partir de la cual se creó la carrera de informática. Tiene 18 metros de largo, perillas y no pantalla, y una capacidad de procesamiento de 5K.