El deporte que más crece en Occidente: sancionar a Rusia

«Es más bien una decisión política para dejar afuera a Rusia y castigarla por el entorno geopolítico internacional», dijo a Sputnik la doctora en Relaciones Internacionales María Cristina Rosas, al comentar la exclusión de Rusia de Tokio 2020 y Qatar 2022 por parte de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA, por su sigla en inglés).

La sanción se conoció el lunes 9, fecha desde la que corren 21 días de plazo para que Rusia apele o no la medida. Su presidente, Vladimir Putin, dijo que la decisión está a cargo de un equipo experto aunque dio a entender que ese debería ser el camino a recorrer. Pero hasta entonces la situación se ha trasladado al ámbito político.

«Me parece lamentable y triste el hecho de que los atletas de Rusia, que se destacan en muchas disciplinas, no puedan competir», indicó Rosas al señalar que los casos de dopaje vinculados al deporte siempre han ocurrido. Pero nunca se había llegado al extremo de responsabilizar a un país de llevar adelante «una política de Estado», apuntó.

«Parecería arriesgado y hasta absurdo que un Estado promueva este tipo de actividades cuando sabemos que Rusia tiene una historia de éxitos deportivos muy bien documentada», remarcó Rosas, académica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

«En este sentido pienso que es más bien una decisión política para dejar afuera a Rusia y castigarla, me imagino que por el entorno geopolítico internacional», agregó.

La académica recordó que sobre la potencia euroasiática pesan sanciones por el tema Ucrania tanto de parte de EEUU como de la Unión Europea.

«Tal vez sea una forma de dejar fuera a Rusia de la posibilidad de que atrás del deporte pueda reivindicar una serie de éxitos que naturalmente ha tenido, y estoy segura que seguirá teniendo porque la promoción de la actividades deportivas es política del Estado», consideró.

«Me da la impresión que es una decisión muy parcial. Los casos de dopaje existen en todas las disciplinas y sabemos que es bastante antiguo y que la práctica deportiva se ha visto permeada por dopaje», indicó la entrevistada, lo cual atribuyó a tres factores principales.

«Por un lado los atletas que quieren mejorar su rendimiento, por otro las presiones de sus entrenadores o hasta un tráfico de estupefacientes directamente dirigido a atletas», agregó Rosas, quien citó otras situaciones ampliamente conocidas pero que sin embargo no han derivado en la magnitud de sanciones contra Rusia.

«Tristemente el caso de México», dijo sobre su país. «Hemos tenido muchos escándalos por el uso del clembuterol, una sustancia que se utiliza como broncodilatador para la gente que padece asma y les permite respirar», ilustró la analista.

«Pero también se utiliza malamente para engordar el ganado, y lamentablemente cuando la gente consume carne el clembuterol queda en el hígado y es una sustancia prohibida por WADA», explicó.

La decisión sobre Rusia resultó «muy polémica por lo dicho por la WADA, que está acusando de dopaje de Estado, lo cual es bastante indebido en la historia de la lucha contra el dopaje, porque tradicionalmente se ha señalado a los atletas o las federaciones», dijo Rosas.

«El único caso que yo recuerdo fue Sudáfrica por el apartheid, cuando el Comité Olímpico Internacional le impidió participar en las justas olímpicas pero por temas internos de discriminación y abuso contra la mayoría de la población de raza negra por parte de la minoría blanca», concluyó.