El arresto de Julian Assange: ¿es parte de un acuerdo secreto?

La revocación del asilo del fundador de Wikileaks podría obedecer a un acuerdo mayor entre los gobiernos de Ecuador y EEUU. El periodista y ex vicecanciller ecuatoriano, Kintto Lucas, analizó en GPS Internacional las posibles implicancias.

«Es un precedente bastante nefasto el que está sentando el gobierno de Ecuador porque, más allá del gobierno de turno, fue Ecuador como estado que le otorgó el asilo a Julián Assange porque corría peligro su vida por sus acciones, sobre todo por haber difundido las atrocidades cometidas por EEUU en Irak, entre otras cosas», sostuvo Lucas. «No solo el estado ecuatoriano le retira el asilo, sino que comete algo que a nivel internacional es bastante cuestionable que es permitir a las fuerzas de seguridad de un gobierno extranjero entrar en su propia embajada, o sea, en su territorio, para retirar un ciudadano que además había obtenido la ciudadanía ecuatoriana», agregó. «El estado ecuatoriano, más allá del gobierno en sí, está rompiendo todos los parámetros del Derecho Internacional y del Congreso del Viena», opinó el ex vicecanciller.

«Se venía hablando desde hace mucho tiempo que el gobierno ecuatoriano había hecho un acuerdo con EEUU donde este último le había exigido varias cosas para apoyar créditos del FMI», señaló Lucas. «Por un lado oponerse a Venezuela y apoyar la intervención, que lo hizo, por otro intentar desmantelar Unasur, también hacer un acuerdo con Chevron-Texaco que es una empresa petrolera juzgada por contaminación en la Amazonia ecuatoriana que tendría que pagar a los afectados más de 9 mil millones de dólares y el tema de Julián Assange», agregó. «Tanto a nivel de organismos de derechos humanos como las propias Naciones Unidas y todos quienes podamos hacer conocer nuestra voz tendremos que presionar para que el Reino Unido no lo extradite», dijo Lucas en entrevista con radio M24 y Sputnik.

Además en GPS Internacional, dialogamos con Ronaldo Ortíz, coordinador del Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales de Panamá, acerca de la realidad en el país centroamericano frente a la crisis de migrantes, los escándalos de corrupción y las inminentes elecciones presidenciales de mayo.

«Históricamente por su posición geográfica, Panamá ha sido un país que recibe de manera fraterna a todos los pueblos que llegan, ya sea que se queden o que pasen. En este momento la situación es lamentable porque muchos de ellos no tienen cómo continuar. Se han dado algunas políticas de apoyo a los migrantes para que continúen, pero la mayoría queda o regresa a su país», sostuvo Ortíz. «Tenemos claridad de que hay una situación antidemocrática para quienes impulsamos propuestas de justicia social, de bien común y estamos en un escenario que pretende sostener a la institucionalidad ya carcomida, corrupta de los partidos tradicionales de la burguesía y de los mal llamados independientes», añadió. «Nuestro país se ha convertido lamentablemente en una gran lavandería de los poderes corruptos, del narcotráfico y de los estados que han robado el erario público de cada pueblo, de cada país», consideró Ortíz.

En el cierre cultural, conocemos más sobre la edición 37 del Festival Cinematográfico Internacional del Uruguay organizado por Cinemateca que contará con 240 películas entre largos y corto metrajes. Conversamos con María José Santacreu, coordinadora general de Cinemateca.

Y como en cada programa el repaso de las noticias destacadas de América Latina y un informe sobre el panorama mundial.