El 5 y 6 de diciembre en Montevideo habrá actividades abiertas y asambleas sobre personas en situación de calle con participación de éstas

Entrevistado en InterCambio el activista social Walter Ferreira, integrante del colectivo ´Ni todo está perdido´, que nuclea a personas en situación de calle y similares, reseñó el proceso de nacimiento del colectivo y convocó a todas las personas que quieran a participar en una serie de actividades sobre el tema que tendrán lugar en la capital del país el jueves 5 y viernes 6.

Ferreira evocó el periodo en que las personas en situación de calle pasaron a ser un tema de relativo interés mediático, incluso “de los medios grandes”, hace menos de una década.

A partir de esa mayor visibilidad periódica, algunas de ellas “se animaron a entrar a los edificios públicos” paulatinamente, en busca de refugio u otras necesidades elementales ligadas a la supervivencia.

Así fue que también “comenzaron a usar las instalaciones de la Facultad de Ciencias Sociales” (FCS) como lugar “de achique”, contó el entrevistado, quien es funcionario del centro de estudios.

Explicó que son aproximadamente “1.200, 1.300 personas” que cada día “salen a la mañana” a las calles “en la zona del Municipio B y tienen que buscar lugares donde estar”.

Precisó que “mi rol ahí fue tratar de conversar” con el personal de la FCS para “encontrar una salida no expulsiva” a las personas que allí se refugiaban, a quienes “en general se define que son sucios, feos y malos” por parte de la ciudadanía promedio.

Luego contó la evolución de ese abordaje “con los docentes” de la FCS. Cuando esas personas ya eran un “colectivo constituido”, entre todos decidieron “tratar de dar vuelta la imagen que tiene la sociedad de las personas en situación de calle”, es decir “esa imagen culpógena”.

Después Ferreira analizó el abordaje que el Estado realiza con programas y planes hacia esas personas y lamentó que “las políticas de atención” básicamente “responden a la idea de la cosa homogénea”.

Y como las realidades humanas no son homogéneas en absoluto, “entonces son siempre abordajes muy parciales” los que generan esas políticas uniformes al ser aplicadas a personas cuyas vidas e historias son diferentes.

Lo ejemplificó contando que los intereses y gustos de las personas en situación de calle son iguales a los de las personas que no están en esa situación. “Hay una diversidad impresionante”, subrayó.

El entrevistado también desarrolló el tema de los prejuicios sociales, junto a la citada rigidez de las políticas públicas. Subrayó que los de las personas en calle “son cuerpos que están todo el tiempo” determinados por “la violencia”, desde la “simbólica” hasta la “física”.

Por lo tanto esa persona “necesita defenderse”, pero a su vez, “ese sistema de defensa lo va colocando en determinados lugares también” que agudizan la marginación, la segregación y la percepción recíproca de amenaza.

Más adelante, Ferreira informó que como actividad preparatoria de un evento a ser realizado en abril en la ciudad de Buenos Aires, los días 5 y 6 de diciembre “entre la FCS y la Plaza Independencia vamos a generar lo que se llama ´Encuentros en la calle´”.

Éstos consistirán en instancias abiertas “de conversación” en torno a “dos temas” vinculados directamente a la situación de calle, en las que habrá “expositores que van a exponer durante 20 minutos” cada uno, tratándose de técnicos “del Mides, la Intendencia y la Universidad”.

Una segunda parte de la actividad será “una dinámica más de asamblea” en cuyo transcurso “la palabra circule más libremente” y se contará con la asistencia de activistas y técnicos de Chile, Brasil y Argentina, que vendrán especialmente.

El segundo día, “el viernes” 6 de diciembre, “en la Plaza” Independencia tendrá lugar un debate sobre “un Proyecto de Ley” en la materia que fue elaborado con participación “de ellas y ellos”, las personas en situación de calle aglutinadas en el colectivo “Ni todo está perdido´.

Más adelante, el activista habló de otros aspectos vinculados al tema e informó sobre un proyecto actualmente en elaboración conjunta con la Dirección Nacional del Liberado, cuyo contenido se orienta a ayudar a salir adelante a las personas que dejan la reclusión luego de cumplir sentencia.