Ecoins: cuando el reciclaje se convierte en un problema económico

Latinoamérica tiene una gran deuda con el planeta. El reciclaje es casi nulo respecto al consumo y se ve afectado por el mal manejo que hacen los ciudadanos de los residuos y por la falta de políticas públicas. Costa Rica es una de las excepciones y allí surgió Ecoins, el sistema de incentivos económicos para quienes cuidan el medio ambiente.

El cambio climático y los problemas medioambientales mantienen en vilo a organizaciones de la talla de la ONU, la CEPAL o la OCDE, pero los estados latinoamericanos y sus habitantes no han estado a la altura de las circunstancias, salvo excepciones. De acuerdo a un estudio publicado en 2018 por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en la región se recicla menos del 2% del total de los residuos que se generan.

Costa Rica es uno de los pocos estados que va contracorriente y cuenta con una fuerte política pública en torno al medio ambiente. En ese contexto nacional surgió Ecoins, un proyecto que genera recompensas a quienes separan su basura correctamente.

«Es un proceso muy simple de tres pasos: separar todos los materiales en casa, llevarlos a un centro de valorización o de acopio —donde se recibe esta moneda virtual a cambio de los materiales— y el tercero es utilizarlas como descuentos en comercios que brindan productos y experiencias sostenibles, o que están alineadas con nuestro programa», explicó en diálogo con Sputnik Karla Chaves, directora regional del proyecto.

De acuerdo al estudio del BID, 92% de los residuos diarios podría reciclarse. Pero el porcentaje disminuye a 30% cuando están mal separados. Según Chaves la idea llegó luego de estudiar los métodos de reciclaje y observar la poca educación y cultura respecto al tema. «Esto hacía que todo llegara revuelto y contaminado a los centros de acopio, generando trabajo extra y gastos adicionales». Ante esto buscaron la forma de cambiar las costumbres y lo hicieron a través de beneficios.

«Inventamos una forma de incentivo, una moneda, de tal forma que pudiéramos pedirle al consumidor un poquito más y premiáramos el comportamiento adecuado. Identificamos que no es un tema ambiental, es un tema económico porque se trata de materia prima que debe ser correctamente gestionada», comentó.

Actualmente Ecoins funciona como nexo, puesto que no cuenta con centros de acopio propios.Trabaja con cooperativas de recicladores, gobiernos municipales y organizaciones sociales en Panamá, Perú y Costa Rica. De acuerdo a Chaves los próximos destinos son Guatemala, El Salvador, Honduras y Jamaica.