Domínguez, vice de ANP, sobre el puerto para UPM: una obra millonaria que quizá nosotros no la pudiéramos hacer en decenas y decenas de años

Entrevistado en InterCambio el vicepresidente de la Administración Nacional de Puertos, Juan José Domínguez, habló de la importancia que el proyecto de la segunda planta de celulosa de UPM conlleva para el desarrollo presente y futuro del puerto de Montevideo.

Sobre la inversión concreta prevista con la compañía finlandesa para que ésta realice en el área portuaria, “lo que sabemos hasta ahora con respecto al puerto que ellos piensan instalar en la zona de Mántaras” es que implicará “240 millones” de dólares en “inversiones portuarias, que son las que nosotros podemos conocer”.

“Ellos están incursionando también en el ingreso del ferrocarril adentro de la planta, adentro de los galpones que van a instalar allí, y simultáneamente parecería que van a desembarcar 7 ramas de vías” destinadas a “armar” la estructura de conexión “que va al barco” para cargar la celulosa, indicó.

“Puede ser que con todo lo que a ellos les va a costar”, es decir incluyendo “el resto de las cosas” necesarias para esta parte del proyecto, la inversión llegue a los 350 millones de dólares anunciados hoy en el comunicado difundido por la empresa desde Finlandia a la hora 6 de Uruguay.

“Nosotros sabemos que la inversión es esa”, aclaró Domínguez acerca de los 240 millones acordados con el gobierno, “porque esa es la que nos interesa y es la que estuvimos negociando. Porque no olvidar que el puerto es el puerto de todos los uruguayos y se discutió mucho para que ellos hicieran (…) como cualquier otra empresa (…) una obra portuaria (…) que significa para nosotros, para el puerto de Montevideo, una obra millonaria que quizá nosotros no la pudiéramos hacer en decenas y decenas de años”.

Recordó que “estamos preparando varios muelles allí, con 14 metros de profundidad. Eso lo hacen todo ellos, ellos arreglan la licitación, ya tienen las empresas que lo van a hacer, nos parece que es un salto cuantitativo y cualitativo a la larga de enorme valor. Eso es lo que importa y lo que tanto se discutió, porque evidentemente ellos querían tener ventajas, como obviamente van a hacer un despliegue de dinero muy fuerte, querían tener más garantías a veces de las que legalmente nuestro país les puede dar”.

El jerarca resaltó que “es un puerto que va a quedar para el país luego de que termine el tiempo que tiene la licitación que ellos ganaron, o sea 50 años. Pero además nosotros podemos a veces prestarles el muelle y ellos también lo tienen que prestar, porque eso también es así, son las reglas de juego que hay en todos los puertos”, explicó.