Dirigentes del Frente Amplio repudiaron el golpe de Estado en Bolivia y se solidarizaron con el presidente Evo Morales

En Bolivia las Fuerzas Armadas y la Policía exigieron la renuncia de Evo Morales a quien le quitaron el respaldo. Tanto Morales como su vicepresidente Álvaro García Linera decidieron, en aras de no exponer a su pueblo a una masacre, renunciar al gobierno.

Previamente varios de los ministros presentaron también su renuncia luego de amenazas y de atentados contra sus viviendas como la que vivió la hermana del presidente boliviano.

Evo Morales denunció que la oposición golpista, encabezada por Carlos Mesa, candidato presidencial perdedor de Comunidad Ciudadana, y al jefe del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, pretenden culpar a su Gobierno de la violencia y el caos que se vive en la nación. «Que asuman su responsabilidad de pacificar al país y garanticen la estabilidad política y convivencia pacífica de nuestro pueblo», exigió Morales en su cuenta de Twitter. «Mesa y Camacho, discriminadores y conspiradores, pasarán a la historia como racistas y golpistas», denunció de manera categórica el expresidente boliviano.

En nuestro país las reacciones no se hicieron esperar. El secretario general del Partido Socialista, Gonzalo Civila, dijo que se tenga la visión que se tenga sobre el gobierno y las decisiones de Morales, hay «algo innegable»: «En Bolivia se consumó un golpe de Estado». «Desataron el terror, y sectores del Ejército y la Policía obligaron a renunciar al presidente constitucional. Otra vez en América Latina. Repudio y dolor», anotó en Twitter.

En tanto que, el electo senador Oscar Andrade tildó de cobarde y violento» al golpe de Estado asegurando que los impulsores del mismo «Siempre estuvieron ahí agazapados».

Lo que sucedió en Bolivia es claramente un golpe de Estado dijo a INFO24 el diputado Luis Puig del Partido por la Victoria del Pueblo.

Aseguró que los avances en distribución y justicia social ha generado el odio de la derecha cuyo objetivo es ahogar en sangre todo el proceso de mejoras en las condiciones de vida y dignidad de los bolivianos. Manifestó que el golpe de Estado es fomentado por la derecha boliviana, aplaudido por la derecha latinoamericana y secundado por Estados Unidos agregando que el mismo estaba preparado desde hace mucho tiempo.

La derecha en América Latina se plantea marginación, hambre y represión dijo el legislador. Sobre el caso concreto de nuestro país dijo que la derecha se viste de demócrata y genera alianzas con la ultraderecha.

América está convulsionada dijo Juan Castillo senador del Partido Comunista del Uruguay y Secretario General de esa colectividad política en referencia al Golpe de Estado en Bolivia. Castillo hizo una llamado a dirigentes de otros partidos para que se pronuncien al respecto y aseguró que la situación que vive Bolivia preocupa por lo que hay que estar alertas pero no infundir temor.

En tanto sobre la situación de Brasil Juan Castillo aseguró a INFO24 que la liberación del expresidente Luis Inácio Lula Da Silva es un acto de justicia e incide directamente en el estado de ánimo de los ciudadanos brasileños.

Por su parte el diputado Luis Puig del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) dijo a INFO24 que la prisión de Lula cumplió el objetivo que se planteaba la derecha que fue quitarlo del escenario electoral. En ese sentido subrayó que la derecha latinoamericana es capaz de cualquier cosa.