Diputado Mahía criticó «injerencia institucional de la Iglesia contra las decisiones que ha tomado el país»

Hace un año un documento elaborado por la Conferencia Episcopal del Uruguay advertía de lo que la Iglesia consideraba una profundización de la fragmentación social en el país y criticaban la falta de resultados educativos de las políticas del gobierno del Frente Amplio.

En ese momento, un mensaje enviado al cardenal Daniel Sturla por parte del prosecretario de Presidencia Andrés Roballo establecía que el relato de la Iglesia es «muy parecido al de los  autoconvocados» por el campo, los que el gobierno considera que tienen intereses políticos electorales.

Roballo —dirigente del Partido Demócrata Cristiano y de familia cristiana— le recordaba a Sturla los números históricos sobre la baja de la pobreza y la indigencia publicados por esos días por parte del Instituto Nacional de Estadística, así como otros datos de organismos internacionales que destacan a Uruguay dentro del continente en materia de mejoras sociales.

El pasado viernes la Iglesia emitió un nuevo documento titulado: “Tiempo de elecciones, tiempo de esperanza”, la Iglesia uruguaya expresa que desde hace años, en un esfuerzo común del Estado y la sociedad civil, en el que la Iglesia participa activamente, se presta un importante servicio a las familias, sobre todo vulnerables, a través de: los CAIF, los Clubes de Niños o Centros Juveniles”. Además remarca que “desde algunos ámbitos del Estado, se difunde una visión de la persona y su sexualidad encaminada a la deconstrucción de la familia, que equivale a su destrucción”.

“Vemos con honda preocupación que forma parte del proceso de deconstrucción, que el Estado se apropie del derecho y el deber primario de los padres de educar a sus hijos según su propia escala de valores, para darles desde la infancia una visión deformada de la sexualidad, del matrimonio y de la familia. Estamos sufriendo en Uruguay una auténtica colonización ideológica”.

Una vez más las reacciones no se hicieron esperar algo similar a lo que ocurrió hace un año. En abril de 2018 el diputado José Carlos Mahía opinaba que había un “creciente y gradual interés de principales actores de la Iglesia católica en búsqueda de dos cosas, por un lado recuperar y avanzar en espacio que la historia batllista dejó para la libertad del ciudadano y de laicidad garantista, y por otro lado con un discurso contrario en algunos aspectos a políticas impulsadas por los gobiernos del Frente Amplio como agenda de derechos u otras políticas sociales para sectores más vulnerables, desconociendo las situaciones dramáticas que vivió el país hace unos años».

Ahora, Info24 recurrió a la palabra de Mahía que, sobre el tema de estos días, opinaba que se trata de una injerencia institucional de la Iglesia.

Consultado si entiende que se trata de una posición político partidaria, el diputado opina que si bien no es explícito si va contra las decisiones que ha tomado el país en su conjunto.