Daniel Márquez, de ASSE: La Ley Integral para Personas Trans, si se vota así, va a tener repercusiones positivas muy fuertes a nivel internacional

Entrevistado en InterCambio el doctor Daniel Márquez, adjunto a la Presidencia de ASSE, habló sobre la situación de las personas trans y cómo actúa hacia ellas una gran parte de la sociedad uruguaya, a la luz del debate que procesa el Parlamento sobre la Ley Integral para Personas Trans.

La Comisión de Población del Senado votó este miércoles 10 por mayoría la referida Ley, con algunas modificaciones para las intervenciones quirúrgicas de cambio de sexo, que ahora quedan prohibidas a texto expreso para los menores de 18 años de edad.
Márquez valoró que se trata de “un tema muy sensible”, respecto del cual resulta “muy evidente que requiere acciones afirmativas” que garanticen efectivamente el cumplimiento de un conjunto de derechos que la sociedad uruguaya rechaza en buena medida cuando se trata de personas trans. 

En el debate parlamentario vienen quedando evidenciados algunos de esos rechazos, en determinados casos porque hay en juego “diferentes intereses” y en otros porque ciertas “creencias religiosas” bloquean o dificultan el reconocimiento de derechos que son universales y no deberían estar en discusión. 

En cuanto a las modificaciones incorporadas al texto, “lo de la cirugía no le cambia la vida a nadie” porque en los hechos “no hay ningún antecedente” en el país de cambio de sexo en menores de edad, “nunca se operó a una persona menor de 20 años”, precisó Márquez. En cambio, observó, “llama la atención” que algunos legisladores de la oposición no acompañen con su voto los tratamientos de “hormonización” y otros relacionados a la salud.

En cualquier caso, “la Ley, si se vota así, va a tener repercusiones muy fuertes a nivel internacional” que destacarán positivamente a Uruguay, aún más, en materia de Derechos y su reconocimiento efectivo para todas las personas.  

El jerarca resaltó la importancia de saber y reflexionar acerca de que “el odio” social es sentido nítidamente por la personas discriminadas en general y las trans en particular, y que la manifestación de ese sentimiento negativo “enferma física y mentalmente” a quienes son objeto de ella.

“El nivel de vida de las personas trans está muy por debajo de la pobreza media” en Uruguay, añadió Márquez, convocando a reflexionar socialmente “con qué propiedad uno habla de la vida del otro (…) sin conocer” su historia, práctica que en el debate parlamentario “fue permanente”, lamentó el médico.