“Cuando empecé a correr, sentí que era lo mío”

Suena la alarma a las cinco, a las seis entra a trabajar hasta el mediodía. A veces también se labura la tarde. Cinco menos cuarto pasa a buscar a su nieta al colegio y juega con ella hasta las siete de la tarde. En ese momento llega su hija y Nelly Portillo sale a entrenar. Así todos los días. Porque por lesión se perdió la Maratón Montevideo 2019 (compitió en la media maratón) pero ya apunta a la Maratón de Buenos Aires (se correrá en setiembre). Y porque correr es su pasión, ‘vuelvo renovada’.

“Me gusta ir e ir, y correr nomás por las calles sin importarme el tiempo” nos contó la corredora de 56 años luego de salir a correr a las siete de la mañana del domingo (‘un fondito de 18 kilómetros, nomás’).