Créditos: ¿una burbuja a punto de estallar?

La hipótesis de que el mundo esté frente a una nueva burbuja crediticia a punto de explotar se ha fortalecido durante 2019. Hablamos sobre el tema con el economista Miguel Boggiano.

Los efectos de la política que sostuvo la Reserva Federal de Estados Unidos entre los años 2008 y 2015 empiezan a mostrar sus consecuencias. En tal período, la institución mantuvo las tasas de interés en 0%, lo que abarató los créditos de tal forma que muchos de quienes accedieron, no lo hicieron con las garantías necesarias.

De acuerdo al economista argentino Miguel Boggiano, esto generó una «burbuja crediticia» provocada por las propias políticas estatales «para salir de esa gran crisis que empezó en el 2008 y terminó en 2009 y 2010». Entonces, no solo la tasa estuvo en juego sino también los bonos, cuyo valor se mantuvo artificialmente alto gracias a la compra por parte de los
bancos centrales.

«Por esto muchos fondos se vieron obligados a comprar todo tipo de bonos aunque no fueran de buena calidad y muchas empresas decidieron tomar crédito de manera irresponsable para la recompra de acciones. Con tasas al 0% la gente toma créditos para cosas buenas y para cosas malas y eso fue lo que sucedió, se tomó de forma irresponsable», apuntó el experto.

Desde 2017 hay quienes especulan con la proximidad del estallido. Sin embargo para Boggiano, es ahora cuando hay suficientes condiciones para hacer esa presunción.

«Se nota que comienza a haber dificultades para refinanciar distintos tipos de deuda. Por ejemplo, la deuda que contrajeron las empresas que hacen shale oil en EEUU, cuyo valor ha caído enormemente, u otro tipo de créditos que se llaman levarage loans —se otorgan a empresas ya altamente endeudadas— que están cayendo de valor. Entonces se empieza a ver bajas importantes en los precios de ciertos bonos corporativos», señaló.

Por este motivo, a su criterio las formas de inversión tradicionales, como las acciones y los bonos, no son convenientes en el contexto actual. En cambio, alternativas como el oro se ajustan más como reserva de valor.