Cosse: Ha habido avances en todos los rubros, lo que nos permite avizorar una segunda generación de cambios

Entrevistada en InterCambio la precandidata presidencial del Frente Amplio (FA) y exministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, habló sobre los grandes temas que ya marcan el futuro inmediato del país con los cambios tecnológicos y su impacto sobre la producción y el trabajo.

Este viernes se conmemora en buena parte del mundo el Día Internacional de la Mujer y en nuestro país se realizará otra Marcha reivindicativa de los derechos de las mujeres que seguramente volverá a ser masiva. Ante la inminencia de esta jornada, la Intersocial Feminista reclamó a los postulantes de todos los partidos que se pronuncien respecto de una carta que esa coordinadora les envió con su plataforma de cara a las elecciones.

Para Cosse, entre las personas aspirantes a la Presidencia de la República “hay que tener una perspectiva feminista” por todo lo que ello representa, si bien “el feminismo no es uno solo”, aunque a todos los feminismos “los une el anhelo por un mundo mejor”, que sea “más justo, equitativo, con igualdad de oportunidades”. Este movimiento expresa “un sentimiento de profundo humanismo, de poner en el centro al ser humano”, sintetizó.

Apuntó que posiblemente el FA haya llegado algo tarde a comprender el significado del feminismo, a identificarse con sus reivindicaciones y a incorporarlas programáticamente, “pero lo importante es que llega, y que al llegar en este momento pone de relieve la importancia de los movimientos sociales” así como “la relación de la izquierda” con ellos. “Quizá la sociedad está más madura que algunas estructuras políticas”, resumió.

La precandidata también resaltó “el fenómeno de profunda democracia” que implicó “esa rendición de cuentas” realizada por el Presidente de la República, Tabaré Vázquez, el viernes en el Antel Arena. “Ha habido avances en todos los rubros, es lo que nos permite pararnos en todas las perspectivas (…) y avizorar (…) una segunda generación de cambios”, contextualizó, citando después los grandes temas que marcarán la continuidad de los cambios como Salud, Vivienda y Educación, entre otros.

Como en todos los asuntos, también en materia de Trabajo y producción “para tener resultados distintos hay que hacer cosas distintas”, por lo que con “la misma matriz productiva” que existe ahora no se podrá recuperar el empleo perdido en los últimos 3 a 4 años, entre 50.000 y 60.000 puestos.

Como Uruguay tiene una estructura productiva “bastante primarizada (…) al sector primario hay que darle mucho apoyo”, dado que “el mundo ha avanzado mucho más rápido que la tecnificación en el campo”, por ejemplo “el mundo está sintetizando alimentos”, describió. Entonces el proceso de adaptación tecnológica del país “debe ser mucho más acelerado” y “la mirada hacia los productos primarios debe ser múltiple, incremental”.

Es necesario “llevar la industria de las tecnologías de la información al Interior” del país, empezando por “el software” y “las industrias creativas”, ejemplificó. “Si podemos complejizar” la matriz productiva apostando a la diversificación tecnológica, “vamos a poder darle herramientas” a la población “para el nuevo mundo del trabajo”, graficó Cosse.

Además, la multiplicación de “técnicos intermedios” para que trabajen en las nuevas actividades, saberes y oficios “es también una nueva forma de consolidar la nueva clase media que está surgiendo”, un proceso social y económico que exige “un cambio profundo en la Educación”, aseveró.

En este sentido, “Uruguay tiene que tener una tendencia o una definición de educación en ciencias”, específicamente de “formación en ciencia básica” a nivel masivo, que alcance a toda la población, desafío que supone entonces “formar muy bien” tanto “a maestras” como “a profesoras”. Asimismo, “los nuevos dilemas éticos” derivados de los avances tecnológicos requieren de “gente que sepa Filosofía, Derecho” y Ciencias Sociales.

Y la traducción de esa orientación de desarrollo a la dimensión política, partidaria y electoral es tan esencial como sencilla: “Estos procesos requieren una transición, por eso es importante que el próximo gobierno sea del FA” en virtud de “su humanismo”, que prioriza a las personas, “porque la alternativa es el ´sálvese quien pueda´”, recordó la exministra.

Relacionando el Trabajo con los Derechos y las vulnerabilidades sociales, dijo que “tiene que haber un Ministerio involucrado con la producción” como el de Industria, Energía y Minería para dinamizar la creación de soluciones laborales a las mujeres víctimas de violencia, porque la independencia económica “es fundamental” en las políticas de género en cuanto vía concreta para que ellas se liberen de maltratos y dependencias.

Después mencionó algunos ejemplos de actividades innovadoras y afirmó que “hay que darle una oportunidad a la agroecología” porque es “un elemento demandante de investigación científica y tecnológica”, un sector importante para el desafío “ambiental” y al mismo tiempo “genera puestos de trabajo”. “No deformarse solo hacia un lado” es un objetivo relevante para las apuestas productivas y el desarrollo económico, puntualizó.

En el tema “Seguridad” es indispensable “tener perspectiva histórica razonable” para no olvidar que “los gobiernos del FA encontraron una estructura de seguridad que databa de los años 50, 60 y 70”, y específicamente “una estructura territorial de los años 50”.
Hacia adelante “hay que tener un trabajo conjunto con el Poder Judicial y el Legislativo (…) tienen que estar los tres (poderes del Estado) en la mesa (…) y en el Ejecutivo tiene que haber integración de equipos, que ya se empieza a dar (…) e ir construyendo una agenda de derechos en paridad con una agenda de responsabilidades”, propuso la precandidata del FA.

Como capítulo con peso propio dentro del tema Seguridad, “el problema carcelario es un problema en sí mismo” en el que “va a haber que poner mucho trabajo sistemático y muchos proyectos”. Es necesario “separar a los reclusos” como una de las medidas para que “las cárceles no sean universidades del crimen”. La labor conjunta de “los tres Poderes” es el camino institucional para abordar tan complejo asunto, incluyendo nueva legislación para “que sea obligatorio” el trabajo diario de los reclusos.

Retomando el tema del inicio de la entrevista, Cosse recordó que “el viernes tenemos una cosa muy importante con la Marcha del 8 de Marzo”, que es “un día de reflexión”, indicó.