Con Lucio Faína, creador de ´Indika Beer´: La cerveza es muy alcanzable, muy democrática, no tiene tantas estructuras como el vino

Entrevistado en InterCambio Lucio Faína, creador del sello cervecero uruguayo ´Indika Beer´, habló sobre la extensión hacia nuestro país del fenómeno mundial de fabricación de cervezas artesanales.

“A esto se le llama revolución”, aseveró Faína al explicar que en muchos lugares “el público” consumidor de esa bebida “se agotó de que todas las cervezas tengan el mismo sabor”, hartazgo que fue dando espacio a la generación de “alternativas”.

Esa tendencia “arrancó a finales de los ´70, principios de los ´80” con la iniciativa de “esas personas” que comenzaron a experimentar con la elaboración propia de cervezas artesanales y caseras, y “Charlie Papazian” fue uno de esos pioneros, relató el cervecero oriental.

“El hobby” inicial de investigar ingredientes, sabores y maduraciones “terminó siendo” el germen no solo de una nueva tendencia seguida por multitudes en todo el orbe sino también fue creando nuevos nichos de mercado, tanto en la elaboración como en el consumo de la bebida.

Hasta hace unos “cuatro años” el entrevistado era un profesional “informático” que solamente “hacía cerveza” en el fondo de su casa, contando con el acompañamiento de su familia, “que lo sigo teniendo hoy en día” al dedicarse a tiempo completo a la producción cervecera con la ayuda de su padre, que “se des-jubiló” con renovado entusiasmo ayudando a su hijo en esta iniciativa.

Faína graficó la expansión local de esa actividad contando que “desde hace 10 años existe el Club de Cerveceros Caseros del Uruguay”, entre cuyos miembros “nos arreglamos para comprar la malta, el lúpulo” y demás ingredientes y elementos para la elaboración, proceso que “es una pavada, te comprás todo” lo que hace falta en comercios de plaza.

Destacó que “la cerveza es muy alcanzable, muy democrática, no tiene tantas estructuras, como el vino, no me imagino en la playa tomándome un vino”. De hecho, el fenómeno de la elaboración casera y artesanal de cerveza se ha basado en la recuperación de “recetas” guardadas y sin usar durante cientos de años, que fueron siendo rescatadas y reutilizadas.

“Es básicamente volver a las raíces de los productos, de la cerveza” y de hacerlo desde “la libertad absoluta para agregarle la fruta que se te ocurra, especias” e ingredientes elegidos según el gusto y la imaginación, indicó.

“Lo que hacemos es cocinar” a partir de la cebada y el lúpulo, señaló el entrevistado, que a continuación describió detalladamente el proceso de elaboración de esa bebida milenaria cuyas raíces se remontan al antiguo Egipto.