Colombia en transición: la economía que deja Santos y la que quiere Duque

La economía colombiana se encuentra en transición  y aunque no se esperan grandes cambios  por parte del presidente electo Iván Duque, las dudas aumentan en torno a su propuesta de reducción del gasto público. 

Para el hombre de centro derecha formado durante más de una década en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), una presencia importante del estado en la economía tiende a ser contraproducente. Ese hombre es Iván Duque, el político de 41 años que a partir del 7 de agosto liderará Colombia, y del que se espera en la mayoría de las áreas continuidad, menos en materia de gasto público y tributos en que reina la incertidumbre.
 
Para el economista colombiano Mario Valencia, magíster en Gobierno y Políticas Públicas y director del Centro de Estudios del Trabajo, el Gobierno que termina Juan Manuel Santos continuó en materia económica lo iniciado por Álvaro Uribe y lo mismo debería esperarse de Duque. 

"El Gobierno de Santos aplicó toda la política de libre mercado, de defensa de la inversión extranjera, aun cuando esa inversión no le significara beneficios al país ni en términos de ganancias ni de creación de empleos. Tampoco en términos tributarios, y significó una desprotección adicional de sectores productivos clave como la industria y la agricultura", sostuvo. 

En diálogo con Sputnik el analista explicó que la explotación de los recursos naturales fue la opción preferida del  actual mandatario. Esto quedó en evidencia en 2013 con la caída de precios de las materias primas que se tradujo en una desaceleración económica del país.

Duque por su parte enfatizará  la reducción de impuestos a las empresas para fortalecer su participación en la creación de valor y según prometió, revisará los acuerdos de libre comercio vigentes para disminuir las sangrías en materia de intercambio. La reducción del gasto público es otra de sus grandes metas, pero es la más polémica.  

"El Gobierno de Santos fue un gobierno ineficiente en materia de gasto, pero de ahí no se puede desprender que no pueda haber una mayor intervención del estado en la economía, porque hay aspectos que todavía deben atenderse en materia de infraestructura, para aumentar la competitividad y en materia de bienestar social, todo lo que requiere una mayor intervención del Estado", analizó. 

Para el presidente electo el gasto público del país es excesivo, aunque es mucho menor que el de los países desarrollados e incluso con las naciones que conforman la OCDE, organización de la que Colombia forma parte desde el pasado mes de mayo.