Chile: el modelo económico detrás de las protestas

La suba del boleto de subte desató las protestas sociales en Chile, pero no fue esa la causa del malestar sino un modelo económico subyacente, que no contenta a una gran proporción de la población. Sobre ello Sputnik dialogó con el economista chileno Fernando Carmona, de la Fundación Instituto de Estudios Laborales.

No fue el aumento del subte lo que desató la protesta social. Fueron condiciones subyacentes, reclamadas por la población en los últimos años, e ignoradas por el gobierno, las que originaron la situación de tensión que vive el país.

Según contó a Sputnik el economista Fernando Carmona, el 64% de los adultos mayores chilenos recibe jubilaciones que están por debajo del salario mínimo. Además, el 77% de la población está endeuda, según datos de enero del Banco Central de Chile, y la educación es mayoritariamente privada.

Esas son, a su criterio, algunas de las causas reales de las multitudinarias manifestaciones que han ocupado el país, las cuales no han mermado más allá de los toques de queda y las políticas disuasorias ordenadas por el presidente Sebastián Piñera.

«Hoy hay proyectos de ley que buscan disminuir la capacidad sindical, tanto de negociación colectiva como de organización. Se estableció también una reforma al sistema previsional, por la que las personas tendrán que destinar 4% más de su sueldo a las Administradoras de Fondos de Pensión (AFP)», explicó el experto, quien cuestionó que se aprobaran a pesar de la presión popular en su contra.

Además, criticó al gobierno por medidas tendientes a concentrar la riqueza en unos pocos, como «por ejemplo una reforma tributaria que le devolvía a los más ricos del país 833 millones de dólares», que antes entraban a las arcas del Estado por concepto de impuestos.