Charles Carrera: dichos de Sanguinetti son “una falsedad absoluta; el narcotráfico ingresa a nuestro país con fuerza en la década del 90”

Entrevistado en InterCambio el senador frenteamplista Charles Carrera, respondió a las recientes declaraciones del expresidente Julio María Sanguinetti, quien dijo que las bandas criminales del narcotráfico existen en el país desde que el Frente Amplio (FA) llegó al gobierno nacional.

Carrera puntualizó que la aseveración de Sanguinetti es “una falsedad absoluta”, que “la memoria le falló” al dirigente colorado y que “decir eso es faltarle a la verdad”.

“El narcotráfico ingresa a nuestro país con fuerza en la década del 90”, durante los gobiernos del Partido Nacional (PN) y el Partido Colorado (PC), y “la paste base” ingresa entre “el año 98” y “el 99”, en el segundo mandato de Sanguinetti y “no para ser consumida” en Uruguay sino para seguir la ruta del proceso de transformación en cocaína porque en Colombia ya se aplicaba “el Plan Colombia” diseñado por EEUU.

En Uruguay esa droga “comienza a ser consumida en la crisis de 2001, 2002”, durante el gobierno del también colorado Jorge Batlle, recordó Carrera, añadiendo que “nuestro país ya era utilizado como plaza financiera”, ámbito ideal para el lavado de dinero proveniente del narcotráfico, desde inicios “de los años 90”, evocó el legislador del FA.

Aquel esquema se desarrolló en el marco de un modelo de país que tenía a “las SAFI” (Sociedad Anónima Financiera de Inversión) como instrumento jurídico privilegiado para facilitar negocios y movimientos de capitales con orígenes dudosos, ilegales o netamente criminales.

Y tal como fueron los gobiernos del FA los que eliminaron esa figura jurídica tan útil para promover actividades opacas de lucro, “ha sido el FA el que le ha dado transparencia fiscal” al país y a su economía “con el tema lavado de activos” mediante la aprobación de leyes específicas. Con el FA “se crearon los juzgados de crimen organizado” y se ha desplegado como nunca antes “el combate al microtráfico” de drogas y al gran narcotráfico.

Por todo eso, lo dicho por Sanguinetti “hace parte de la política a la que nos tiene acostumbrados” y que consiste básicamente “en utilizar la falsedad y la mentira” como método “a ver si agarramos algún desprevenido” que crea en esas especies, lamentó el joven dirigente del MPP.

El entrevistado alertó contra “una estrategia en la que él va a tirar muchísimos temas (…) en este sentido” durante el año electoral porque “es su forma de hacer política, busca la división” y hace gala de “la forma en que siempre el PC y el PN hicieron política en nuestro país”, ya desde las primeras y posteriores décadas del siglo 20 en que hablaban de “la Unión Soviética y Cuba” como fantasmas para sembrar miedo en la población.

Hoy día, “las nuevas modalidades delictivas que estamos viendo” y que tornan cada vez más cruenta “la lucha por el dominio territorial” entre bandas criminales, se registran en gran parte del mundo y no sólo “en nuestro país”, aunque aquí también “se debe a que el Estado ha tenido una política de combate al microtráfico” y éste recrudece su violencia.

Carrera ejemplificó ese proceso señalando que en Uruguay “se cerraron 2.400 bocas en los últimos años” y también “se le retiraron 200 millones de pesos al microtráfico”, además de haberse establecido “la regulación del mercado de cannabis” con la que “se le retiró 18% a ese mercado ilícito”.

Asimismo, con las diferentes ediciones de “la Operación Mirador se le está dando un combate frontal” al narcotráfico, “por eso” se produce el crecimiento “del delito de homicidio” al derivar esa persecución del Estado en “conflictos entre criminales”, y al punto de que “80% de homicidios” en Uruguay “son entre personas que se conocen y 55%” de estos crímenes ocurren entre gente que delinque como modo de vida, graficó.

Consultado por la posición del FA sobre la contra-campaña anunciada por el PIT-CNT para contrarrestar la campaña ´Vivir sin miedo´ lanzada por el senador blanco Jorge Larrañaga, el senador del Espacio 609 señaló que “el tema” a definir radica en “cómo nos sumamos como partido político” a la iniciativa del movimiento sindical. “Lo mejor para el FA sería sumarse a esos movimientos sociales”, resumió al respecto.