Cecilia Cairo: cuando uno habla sin haber estado recorriendo dónde está esa pobreza, se puede llegar a decir disparates como el que dijo Lacalle

Entrevistada en InterCambio la coordinadora del Programa de Mejoramiento de Barrios y del Plan Juntos, Cecilia Cairo, habló de los avances en Vivienda e Infraestructura de servicios que cambian la existencia de miles de personas que vivían en la mayor precariedad.

Cairo recordó que “el Plan Juntos surgió” en el segundo gobierno del Frente Amplio (FA) “con muy pocos fondos” a partir de los aportes personales de José “Pepe” Mujica más algunas donaciones de empresas.

Fue concebido para “atender a la población más jodida de este país” que vivía y vive en condiciones de honda “precariedad”, tanto “habitacional” como “social” y “educativa”, situaciones y lugares que “hay que recuperar” entre otras razones sociales y morales porque “allí nacen nuestros niños”.

En ese marco de recuperación también “trabajamos lo educativo” con las familias que participan del Plan Juntos, de las cuales “el 12% está terminando Primaria” mientras que “otros están en Secundaria” así como “hijos de participantes están haciendo Derecho”, destacó la jerarca.

Asimismo se atiende la dimensión “del trabajo” desde la premisa de que “las familias precisan herramientas para salir adelante”. Se coordinan “cursos con el Inefop” y “el Sunca”, es decir que “trabajamos proyectos productivos” ya que “las mujeres van buscando herramientas para salir adelante”. Cairo recalcó que “el desempleo en esta población es un elemento determinante de la salida verdadera”.

Después recordó y describió algunas de las penosas realidades que dejaron las políticas anteriores al FA en materia de vivienda, infraestructura y condiciones de vida en barrios como 40 Semanas, Cerro Norte y Los Palomares de Casavalle entre muchos otros, con locaciones de “22 metros cuadrados para una familia con dos hijos”, por ejemplo.

En cambio, en el marco del Plan de Mejoramiento de Barrios y del Juntos, “las construcciones territoriales las hacen los vecinos, y lo que hacemos nosotros es acompañar esa construcciones territoriales”. “Vamos construyendo organización, porque si se organizan tienen futuro” al ser una población para la que el tiempo marca mucho más la diferencia. “Cuando la pobreza es tan extrema, un día es un día” y “para ellos no es un día más”.

La entrevistada graficó su reflexión explicando que “durante mucho tiempo esos niños no tuvieron un baño, no tuvieron agua caliente, no saben lo que es un calefón”. Por lo tanto “hay una deuda moral con esas familias y nosotros debemos responder a esa deuda porque es una deuda de todos”.

Es un universo de “2.800 familias, unas 10.000 personas” atendidas con estas intervenciones estatales, situación en la que “estamos lejos de poder responder a todo lo que debemos” más allá de que “estamos trabajando”.

Cairo fue consultada por las últimas declaraciones del candidato presidencial del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, sobre asentamientos, pobreza y condiciones de vida.

“La campaña electoral es el momento en el que se puede decir cualquier cosa (…) decir que los asentamientos, todas las familias, viven en ranchos de lata y que les entra el viento (…) es desconocer los asentamientos”, lamentó al respecto.

“En 2005, cuando el FA llegó al gobierno, había 689 asentamientos”, rememoró. “Decir un disparate como ese es terrible”, tal como “decir que hay más asentamientos que en 2002 es preocupante”, valoró Cairo antes de preguntarse “quién los asesora”. Subrayó que “antes de 2006 no había registros de nada” e informó que “los datos” de 2018 “nos dan 607”.

En cuanto a los asentamientos como recurso habitacional y vital, subrayó que “para muchas familias de la periferia es una solución razonable porque es lo que conocen”. Al mismo tiempo, “decir que hay más que en el 2002, es el disparate más grande que escuché hasta ahora”, puntualizó.

Aseveraciones como la criticada por la coordinadora tienen su razón de ser. “Cuando uno habla sin haber estado recorriendo dónde está esa pobreza (…) se puede llegar a decir disparates como el que dijo Lacalle”, fustigó.

De todos modos y fuera de discusiones de campaña, “estamos en un debe moral con estas familias” y por eso “tiene que haber un shock de vivienda e infraestructura” lo antes posible. “Lo mínimo que debería poner un próximo gobierno” son “600 millones de dólares” para “el quinquenio”.