Carolina Cosse: mi foco no va a estar en aumentar la carga tributaria de los sectores más pudientes porque son los que invierten en Uruguay

Entrevistada en InterCambio la precandidata presidencial frenteamplista Carolina Cosse, explicó sus ideas para transformar la matriz productiva haciendo que esto sea factor de abatimiento de la desocupación y abordó otros temas de actualidad nacional como la seguridad y los impuestos.

Consultada al comienzo de la nota acerca de la creciente presencia de empresarios que se lanzan a la actividad política partidaria a horcajadas de sus fortunas personales o familiares, Cosse dijo que el “fenómeno” de caer como “paracaidista” en el sistema político y pretender “resolver todo con dinero” la “preocupó”, aunque “no por la democracia” sino por “el dinero”.

Después, requerida su lectura del último dato de desocupación que marca 9,5% como promedio a nivel nacional, expresó que para “obtener resultados distintos” es necesario hacer “cosas distintas”, especialmente porque en el país “no hay margen” para continuar “haciendo lo mismo”, pero sí hay disponible “una batería” de otras posibilidades a ser utilizadas.

Caracterizó que “nuestra matriz productiva” sigue siendo “muy ´comoditizada´, ´primarizada´” y que es necesario hacer una “promoción de la obra pública para reactivar el empleo con cierta rapidez”, así como apostar a “la infraestructura”. Ello supone determinar “dónde obtener” los recursos y en este punto hay “una cantidad de herramientas para la inversión privada”, como “las PPP”, aunque “son muy lentas”.

Otra herramienta es “el mercado minorista de capitales, algo que hemos usado muy poco” y hay que “mirar de vuelta” porque además potencia “la capacidad de ahorro” nacional. Agregó la existencia de “activos del Estado” que están “subutilizados” y pueden servir “para apalancar la inversión privada en obra pública”.

En cualquier caso se impone diseñar e impulsar “estrategias nuevas”, por ejemplo “juntando un paquete de obras públicas y salir a ofrecerlo al exterior” para captar inversores interesados. Pero además es indispensable pensar en “otras cosas, porque cuando se empiezan a terminar esas obras públicas, estamos en lo mismo” que antes, reflexionó la entrevistada.

“Al mismo tiempo” hay en el país “sectores que tienen futuro” como los de “software, audiovisual, diseño”, que no solamente “tienen futuro” sino que también presentan “necesidad de recursos humanos” y éstos “están concentrados en Montevideo”. Destacó en este sentido que “en el Interior” de la República “tenemos fibra (óptica) al hogar” así como otras “capacidades, porque descentralizamos la Universidad” y también “UTU hizo un trabajo fabuloso”.

Se trata de lograr que “a las empresas les convenga contratar trabajo en el Interior”, indicó. Asimismo hay “proyectos” sobre “cosas que no hemos resuelto”, entre ellas algunas referidas a “medio ambiente” ya que el planeta es “nuestra casa” y su preservación es un asunto de primer orden.

“Existen servicios satelitales” para “geo-referenciar” los “límites” legales que deben separar “los cursos de agua” y los cultivos. “Si agregamos tecnología” para controlar eso, “cuando el producto de ahí quiere salir, se encuentra con una multa”. Son “cosas” que “en sí mismas generan trabajo”.

La exministra de Industria, Energía y Minería aseveró que en nuestro país “hay una nueva generación de empresarios y empresarias jóvenes” capaces de desarrollar este tipo de proyectos porque “saben en qué paradigmas tienen que producir”. Entonces “ahí hay una gran potencialidad para la construcción de Uruguay”, puntualizó.

En materia de producción tradicional originada en la vasta pradera oriental, “tenemos que ir encontrando los nichos adecuados” partiendo de una “reconciliación” entre la actividad “agropecuaria” y el “medio ambiente”, y apuntando hacia “mercados desarrollados” porque éstos “van a empezar a pedir procesos de producción amigables con el medio ambiente”.

Preguntada por el tema impuestos y la posibilidad de ajustarlos según las capacidades económicas y patrimoniales, Cosse respondió que “yo no tengo el foco ahí” y explicó: “voy a necesitar inversión privada para no afectar el déficit (fiscal) y esa inversión sale de esos sectores”. Por eso mismo, “mi foco no va a estar en aumentar la carga tributaria de los sectores más pudientes (…) porque son los que invierten en Uruguay (…) eso nos va a dar aire para enriquecer la matriz productiva”, aseguró.

Luego habló de capacitación laboral y resaltó el rol del “Inefop”. “Hay que resignificar un montón de cosas en la Educación” y “cuando hablamos de Educación pegada al Trabajo (…) hay cuestiones (…) que se resignifican”, como “la formación en ciencias” y todo instrumento que “contrarreste un tsunami cultural que nos está invadiendo” y esto “no es bueno”, reflexionó.

Después mencionó algunos de los nuevos desafíos, entre ellos legales, que van siendo colocados en la agenda política por el desarrollo tecnológico, ejemplificando al efecto con hipótesis de accidentes o siniestros callejeros de los vehículos “autónomos” y en general con la evolución de “la inteligencia artificial”.

En materia de administración, gestión y conducción del Estado, resaltó que “se está llevando” adelante por el gobierno “una política de ´tres por dos´ (egresos por ingresos de personal) para disminuir la cantidad de funcionarios.

No obstante, señaló que “para mí” lo relevante “pasa por lo que hagan” los trabajadores públicos, es decir “por cómo se hacen las cosas” en el Estado. Agregó que “los trámites en línea me parecen muy bien” porque garantizan “lo mismo para todo el mundo” en la atención y los tiempos de tramitación.

Abogó por implementar “un segundo paso” que consiste en “un proceso de consolidación de los datos del Estado”, lo que llamó “el núcleo del gobierno digital”. Aseguró que el proceso de aplicación de estas herramientas “genera trabajo”, además de potenciar las características de “un Estado transparente” y “rápido”.

En cuanto al tema seguridad pública, la expresidenta de Antel reseñó que “el Ministerio del Interior fue trabajando con la realidad que encontró” y en ese transcurso “fue cambiando su paradigma”, al tiempo que “la izquierda también evolucionó” dado que “fue derrumbando algunos mitos”.

Durante ese proceso de una década y media “la forma del delito cambió” y nacieron “fenómenos que corroen a la sociedad”. Entre tanto, “el Ministerio del Interior fue cambiando una institución que estaba muy atrasada” pero simultáneamente “sucede que las formas de los delitos se movieron más rápido”, recalcó.

Actualmente el abordaje del tema ha “llegado a un punto de madurez” reflejado en “estos operativos” interinstitucionales en curso en zonas y edificios copados por la delincuencia. Esto se hace también “con represión, sin que le tiemble el pulso a nadie” y es necesario porque “la represión tiene su lugar” en el marco de la legalidad vigente, destacó. “La clave es la firmeza” basada en el legítimo “ejercicio de la autoridad” estatal.

Como resultado de esos enfoques “ahora hay condiciones” para avanzar más en esa dirección, siendo relevante que ya “no haya filtraciones” informativas a la delincuencia dentro de la institución policial. La orientación “tiene que generalizarse” para “ser nuestro modus operandi”. Sería ideal que “en todo Uruguay hubiera ese tipo de operativos”, objetivo para cuya consecución “hay que formar equipos más grandes”.

Al mismo tiempo “el país necesita un shock urbano”, aunque como carencia mencionó que “falta mucha integración en trabajo territorial” y para revertir esto “hay que armar equipos no coordinados” sino “integrados”.

En materia de sistema penitenciario, consideró que “estamos en el recontra debe, tenemos un problema con las cárceles” y resulta necesario “separar penitenciaría de prisión”, afirmó.