Canzani: Para el FA es relevante no solo lo que se resuelva por el Plenario sino también lo que se resuelva hacer después del Plenario

En su columna semanal en M24 el sociólogo Agustín Canzani desgranó los desafíos que la realidad le presenta el Frente Amplio (FA) al cierre del año preelectoral, describió las configuraciones de liderazgos de los tres partidos más grandes y analizó las perspectivas electorales hacia octubre de 2019 de todos los partidos que tienen actualmente representación parlamentaria.
El próximo Plenario Nacional del 15 de diciembre implicará para el FA “el cierre del año político”. Luego vendrá “el receso veraniego”, habitualmente  también de receso político, si bien “el año pasado pasaron cosas” desde inicios de enero, recordó Canzani. En estos meses “claramente hay movimientos” a los que llamó “calentamientos de campaña”.

“¿Dónde quedan los partidos?”, preguntó retóricamente. “El FA es al que todavía le toca cerrar algunos asuntos con este Plenario”, ya que durante los aproximadamente “15 días” anteriores a este miércoles 5 de diciembre, “dos cosas quedaron claras” en la coalición-movimiento de izquierdas.

La primera es “que (José) Mujica no va a ser candidato” a la Presidencia de la República y la segunda es “que el FA va a tener cuatro precandidaturas”. “Uno supone que todas llegarán”, pero “hay veces que hay declinaciones”,  aunque “todas tienen sus estructuras básicas de campaña armadas”.

“Claramente, todos los datos muestran que la precandidatura de Daniel Martínez parte con un favoritismo importante (…) y quizá la novedad más relevante es el apoyo del MPP, hoy por hoy el principal sector del FA, a Carolina Cosse”, novedad que “deja un espacio de mayor apariencia de competencia” interna por la candidatura presidencial del FA.

“La candidatura de (Óscar) Andrade ya estaba agendada” y se orienta “a un público específico de votantes” frenteamplistas, mientras que la postulación “de Mario Bergara” luce como “la más débil” y por esto posiblemente “deba pelear más para hacerse un espacio”, describió el sociólogo.

“No esperaría que haya grandes cruces entre las candidaturas” y ya puede tomarse como antecedente inmediato de esto que el VII Congreso Extraordinario “cerró sin grandes discusiones”, tal vez con la excepción de la iniciativa para “modificar” algunas condiciones procesales por “delitos” cometidos por “personas menores de edad”.

Entonces, puede preverse que “la cuestión va a estar más en énfasis” que en temas de fondo o diferencias conceptuales. Canzani ve “en Daniel Martínez un mix en valorar lo que se hizo e insistir en cosas nuevas, incluyendo alguna crítica o autocrítica” a aspectos de “los gobiernos del FA”.

Simultáneamente, “hay algo en Cosse que tiene que ver con su trayectoria”, donde aparece “la tecnología asociada al desarrollo económico y la innovación”, un elemento “quizá combinado con este concepto” colocado por “el MPP” en su reciente “documento” programático y que refiere a “síntomas de agotamiento del modelo económico”.

Se aprecia en tanto “un énfasis muy marcado de Andrade hacia la re-vinculación o reforzamiento” de los vínculos “del FA con sectores sociales”. Y se observa “un énfasis muy cercano a cuestiones éticas y a la tradición seregnista en Bergara”, completó el columnista su caracterización de los perfiles de los cuatro precandidatos frenteamplistas.

Entre los cuatro “hay una cantidad de matices y sensibilidades que pueden ser diferentes”, siendo “la primera vez que pasa” aunque “no es dicotómico”. Canzani vislumbra “un escenario que va a estar más repartido” que hasta ahora “en términos de preferencia”, lo que “quizás es una gran interrogante”. Se trata de una situación que “puede generar dificultades pero también potencia para el FA”, reflexionó.

Otra particularidad del momento es que el FA hará campaña y concurrirá a los comicios siendo “el único partido en el que todas las personas que se postulan (…) hacen su primera campaña” a la Presidencia de la República. 

“¿Qué le queda? La decisión o el conjunto de decisiones que tome el Plenario” el sábado 15, organismo que tiene pendiente abordar “no solo el caso de (Raúl F.) Sendic y (Leonardo) De León sino también el de (Luis) Almagro y el de Darío Pérez”, reseñó. No obstante, “la atención va a estar enfocada en estos dos casos (Sendic y De León) y es un desafío realmente importante para el FA”, evaluó el director de la Fundación Liber Seregni.

Añadió otros “dos temas” que hacen al asunto. Uno remite a que, para el FA, es relevante “no solo lo que se resuelva por el Plenario sino lo que se resuelva hacer después del Plenario”, y esto en función de que “el FA tiene que enfrentar un contexto en el que una parte muy importante de la sociedad espera una sanción ejemplarizante” para el ex Vicepresidente, algo que “es notorio” y sobre lo cual “hay estudios” que lo confirman. 

“El segundo elemento tiene que ver con el compromiso de, una vez tomada la decisión, dar por cerrado el tema”, lo que implicaría que “distintos sectores del FA no usen el tema como argumento político durante la campaña” contra otros sectores de la coalición, “elemento” que también “requiere un acuerdo político”, señaló.

Luego analizó algunas variables y condicionantes históricas del FA que complejizan la adopción de sanciones contra Sendic, cualesquiera sean.  

En cuanto a la estrategia de campaña, Canzani consideró que “el FA debe tomar cierta distancia del gobierno”, tanto por cuestiones de “realismo político” como por la necesidad y conveniencia de marcar “cierto nivel de mayor independencia”.

El Partido Nacional (PN), por su lado, es el que genera “mayor previsibilidad” en su oferta de postulantes presidenciales. Sin embargo presenta también “algunas novedades”, entre ellas la “anecdótica” del empresario Juan Sartori.

“La gran cuestión” del PN, relacionada a “una novedad”, es que (Jorge) “Larrañaga” modificó positivamente “la trayectoria descendente” que cursaba hasta este año “y logra una movilización que lo vuelve a colocar en la consideración de la agenda pública”, cambio que puede apreciarse desde el lanzamiento y desarrollo de la campaña ´Vivir sin miedo´. 

Sin desmedro de ese cambio activado por un elemento que aún tiene casi un año para desenvolverse, Larrañaga “sigue teniendo el problema de que hay otras candidaturas” compitiendo con la suya, las de (Verónica) “Alonso” y (Enrique) “Antía”. En todo caso, “el PN cierre el año bien, con una oferta (…) variada” en cuanto a figuras y aspirantes.

Y como hasta ahora no se vislumbra “que (Luis) Lacalle Pou deje de ser el favorito” y por un amplio margen, la principal interrogante del PN al día de hoy es: “¿Cómo se genera la fórmula?”. “Ahí hay un cuestión pendiente” y de relevancia para los blancos, bien ubicados hacia octubre próximo ya que “el PN está fortalecido en términos relativos en las encuestas”.

El Partido Colorado (PC), ya sin “este liderazgo con fecha de caducidad” que representaba Pedro Bordaberry desde su anuncio de dejar la actividad político-partidaria, “tiene una opción de reemplazo totalmente nueva, con perfil totalmente moderno, con mezcla de valores liberales, aspiracionalmente progresista y estilo moderno y tecnocrático de campaña” en la persona y la oferta electoral del economista Ernesto Talvi.

“Pero de forma casi inesperada se da la aparición de (Julio María) Sanguinetti”, movida que “tiene dos efectos”. Por un lado “reposiciona al PC” en la escena política en muy pocas semanas, demostrando que “ese deterioro colorado” pronunciado de casi una década y media “tenía que ver también con lo que no se percibía como un liderazgo potente”.

“Una segunda cuestión es que esto inmediatamente baja a Talvi” de cualquier proyección hacia liderar el PC, generando probablemente algo similar hacia José “Amorín Batlle”, quien “sigue estando ahí” pero “ahora va a ser más que limitada” su acumulación hacia el liderazgo partidario.

“La pregunta que uno podría hacerse hacia adelante, es si esto le da al PC para seguir creciendo” más allá de recuperarse y repuntar. “¿Revivimos pero crecemos?”, formuló Canzani su pregunta sobre el PC para 2019.

Ya mirando hacia el arco opositor, “la otra pregunta es si ese movimiento (de Sanguinetti) termina generando o no deterioro del PN”, aunque “por ahora no se ha dado esa competencia” entre los dos partidos tradicionales.

Acerca de los partidos más chicos que participan de la contienda electoral y ahora tienen representación en el Parlamento, evaluó que “Asamblea Popular tiene un electorado pequeño, testimonial (…) que no preveo que vaya a ceder pero tampoco que vaya a crecer”, comentó el sociólogo.

De las otras “dos grandes interrogantes” que abre el escenario partidario, una es “el Partido de la Gente”, aunque Canzani ve a Edgardo “Novick con dificultades para crecer” y esto aún “más con Sanguinetti liderando el PC”.

La otra es “esta construcción” denominada “´La Alternativa´”, conformada en torno “al Partido Independiente (PI) con dos o tres agregados” y a la que el columnista también observa con “dificultades para crecer más allá del PI”. “Mi impresión es que va a tener dificultades”, indicó.