Canzani: Movimiento de mujeres argentinas por aborto legal, seguro y gratuito produjo consolidación de un actor social y un protagonismo nuevo 

En su columna semanal en InterCambio, el sociólogo Agustín Canzani realizó un análisis comparativo entre la movida argentina para legalizar el aborto y la que en nuestro país condujo a la aprobación parlamentaria de la despenalización.

La consigna unificadora que lleva adelante en Argentina el masivo movimiento de masas que lucha por la legalización del aborto, aprobada hace un mes en la Cámara de Diputados y que se vota hoy en el Senado, es “aborto legal, seguro y gratuito”.

Canzani resaltó que el de Argentina es “un movimiento de, por y para las mujeres”, en torno al cual hubo “casi una preocupación” de sus impulsoras para que fuera así “y que los hombres estén al servicio de esa causa desde un lugar accesorio”.

Se aprecia en la vecina orilla “una consolidación de un actor social, un protagonismo nuevo” en la historia social y política del país. “No es una causa partidaria” mientras que “en Uruguay” esto fue así “hasta por ahí nomás”, contrastó.

En nuestro país ese movimiento “era bastante más sesgado hacia la izquierda, aunque en el Partido Colorado tenía alguna” adhesión como la del expresidente “Julio María Sanguinetti” y otros militantes con pensamiento más orientado hacia el liberalismo político y cultural.

La legalización del aborto en Argentina “ha sido una causa fogoneada más bien por grupos de mujeres” que por partidos y sectores partidarios, más allá de que muchos de estos “igual se han plegado” tanto desde la izquierda como desde la derecha liberal. “Este movimiento logró juntar mujeres en el sentido plural más abarcativo de la palabra”, destacó el sociólogo. 

En la otra orilla del Plata, apuntó el director de la Fundación Liber Seregni, la movida legalizadora del aborto y la citada consigna convocante hicieron converger “razonablemente bien” motivaciones y aspiraciones femeninas de distintos signos y perfiles.

Asimismo, “el movimiento logró hacer visible las peores caras de sus adversarios (…) desnudar los peores argumentos del otro”, y al mismo tiempo ha realizado una hábil y eficaz utilización de los medios de comunicación.