Bonomi: la explicación más grande de todo lo que está pasando en la región es que vuelven para apropiarse de los recursos naturales

Entrevistado en InterCambio el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, evaluó los resultados de este tramo del ciclo electoral, analizó la campaña del oficialismo, evaluó características y perfiles de la coalición opositora, proyectó los caminos del Frente Amplio (FA) hacia el próximo año y reseñó lo hecho desde el Ministerio que recibirán las nuevas autoridades.

Bonomi evaluó que “de octubre a noviembre” se registró en el oficialismo “una campaña completamente diferente” y hacia el balotaje “la remontada fue muy grande”. Destacó al respecto cifras estimadas de traspasos de sufragios de Cabildo Abierto y el Partido Colorado hacia la candidatura de Daniel Martínez, y señaló la gran disminución de votos en blanco.

Valoró como perjudicial para el FA que durante los años anteriores “hubo una centralidad excesiva de la agenda de derechos”, conjunto de temas que “generalmente atrae a una franja etaria más baja”, y que simultáneamente “hubo un pasar a segundo lugar el Programa económico-social” del partido de gobierno, cuando ése es “el que más mira una franja superior en edad”.

“Eso lleva a este resultado”, lamentó. Aunque “me parece bien la agenda de derechos”, lo más relevante es que “la seña de identidad del FA tiene que ver con el proyecto distributivo”. “Hay cosas que son elementales”.

Siendo que “una cosa fue octubre” y “otra cosa es noviembre”, para el ministro “noviembre es el comienzo de un nuevo triunfo del Frente” porque su resultado “deja bien parado al Frente para el futuro”. Al otro lado “hay algunas dificultades que se le presentan a la coalición” opositora, cuyo campo de representación “está dividido en cuatro partidos”. Entre éstos, “de entrada va a haber una sintonía bastante grande, después veremos”.

Sobre asuntos públicos que pueden incidir masivamente en la intención de voto, consideró “la disconformidad que puede generar la inseguridad, más otras varias cosas machacadas” que en conjunto “sí mueven la aguja”.

Apuntó que “en otros países está prohibida la difusión de informaciones” sobre delitos y crímenes “como la hacen acá”, y en este punto citó ejemplos de Suecia y Francia. Lo opuesto a esto es “lo que se hizo acá, que no está regulado cómo pasar la información. La Pasiva fue un ejemplo y hubo otros”. “Creo es lo que no van a hacer ahora” los canales privados de TV. Sin embargo, puntualizó, “no es una sensación térmica” lo que hay en la sociedad en torno a la seguridad y la extensión del delito como forma de vida sino “hay algo real que está exageradamente difundido”, reflexionó.

Muchos medios y los canales privados de TV “están haciendo hincapié en algo que pasa” y esto lleva a otro yerro conceptual del FA, porque “donde más se siente” la inseguridad por el delito “es en los lugares periféricos de Montevideo, donde roban poco” en cantidad pero lo hacen constantemente y “ese poco es mucho para cada uno”. Agregó la novedad negativa en algunos puntos del interior de “no poder dormir más con la puerta abierta”.

El entrevistado abordó el tema del cambio de rumbo político hacia la derecha en Sudamérica y analizó que “la explicación más grande de todo lo que está pasando en la región” consiste en que los poderes fácticos internacionales “vuelven para apropiarse de los recursos naturales”.

“Petróleo, minerales, lechería, ganadería, cereales, biodiversidad, van por eso y hay una presión muy fuerte en cada lugar, pero nadie dice que va por eso” sino que se alega una supuesta intención de “´corregir´ situaciones” a las que presuntamente “se llegó ´por la acción de gobiernos progresistas y de izquierda´”, se pretende desde la derecha que se lucha “´contra el marxismo´ que está atrás de los procesos de distribución”. Éste es el punto.

Recordó que “tradicionalmente quienes han dicho esas cosas son los grupos vinculados a ´Tradición, Familia y Propiedad´ y los militares, pero vinculados a otras situaciones y no a éstas”. Ejemplificó con Colombia para explicar la dirección de los procesos reaccionarios en nuestra región.

Respondió preguntas sobre los mensajes emitidos desde el viernes pasado en la órbita militar y señaló que “para que esa situación se consolide, se necesita dos cosas, la provocación y que uno entre en la provocación”. Advirtió que “ahí perdemos” y subrayó que “lo que sigue estando vigente es la acumulación política” en el campo del bloque de los cambios.

También sobre este asunto criticó que “quienes dentro de la coalición cuestionan lo que hace Manini, lo separan como cosa diferente de lo del Círculo, pero está emparentado”. “Lo critican por inconveniencia política”, indicó, y razonó que este capítulo será de larga duración porque en la oposición acaban de ganar las elecciones y “todavía no empezaron a volver, están armando el gobierno” y queda mucha agua por correr.

Abordó la composición parlamentaria que tendrá la actual oposición y apuntó que “la mayor fortaleza la tiene el Frente, no la tiene la oposición”, al punto de que según el reglamento de la Cámara de Representantes, la Presidencia de este cuerpo le corresponde al FA como fuerza más votada.

Después mencionó la militancia frenteamplista espontánea del último tramo de la campaña. “Lo que acá se vio con fortísima presencia (…) fue colectivos funcionales que por sí y ante sí decidieron salir (…) por fuera de la orgánica (…) creo que hay que tenerla en cuenta (…) hay que esperar, dejar asimilar lo que pasó (…) dejar decantar (…) ir a Mayo tratando de fortalecer las posibilidades en todo el país, y después hacer un balance más a fondo”, proyectó Bonomi hacia la segunda mitad del año que viene.

Desaprobó el hecho de que en la órbita del FA, en esta campaña “se ha igualado candidato con liderazgo”, siendo que “el liderazgo se gana con muchos años de trabajo” y se legitima cuando son muchos “quienes sienten” que ese supuesto liderazgo es tal.

Alertó que en el campo oficialista “hay un intento” de instalar la lógica de que “quienes fueron candidatos son los que lideran”. Y señaló que “hay compañeros” que al proceso de renovación “lo han entendido como sustitución” y esto es un error.

Más adelante habló del nuevo edificio de la Jefatura de Policía de Montevideo y de los nuevos locales sede de tres de las cuatro zonas policiales metropolitanas.

Asimismo repasó el proceso de transformación de la institución policial y del sistema de penitenciarías, destacando la nueva realidad del Ministerio del Interior con la que se van a encontrar las nuevas autoridades.

Finalmente, se refirió al proceso de transición político-administrativa entre el gobierno frenteamplista y el que lo sucederá.