Bonomi: El ingreso de dinero no es delito, el delito es el lavado, y el ingreso de gente a Uruguay está fomentado, no restringido

Entrevistado en InterCambio el Ministro del Interior, Eduardo Bonomi, habló sobre su comparecencia ante el Parlamento este miércoles 12.

Bonomi fue convocado por el senador del Partido Nacional (PN) Álvaro García para responder preguntas del legislador blanco sobre aspectos de la saga denominada “ruta del dinero K” por el circuito de grandes medios de comunicación de Argentina.

El motivo de su convocatoria por parte de García “hubiera merecido una discusión más seria”, lamentó el ministro. “Eso no es así”, puntualizó acerca de la aseveración repetida durante las últimas semanas de que a través de las fronteras uruguayas se contrabandea dinero en efectivo y todo tipo de cosas.

“El convocante antes dijo a la prensa que hay dos explicaciones: que inteligencia no investigó lo suficiente o que lo hizo pero yo miré para el costado. Y presupone una serie de errores: el primero es que el control de lavado de activos es un asunto migratorio”, apuntó Bonomi, señalando además que “el ingreso de dinero es una falta, no un delito, y si (a alguien) lo encuentran ingresando, le cobran multa o le retienen el dinero” dando cuenta “al Banco Central”. Entonces, “ese control lo ejerce la Dirección de Aduanas”, por lo que “ése es el primer error” de García, es decir “que el control debe hacerlo el Ministerio del Interior”.

“El segundo error”, prosiguió, consiste en sostener “que la persona que ingresa muchas veces al país merece ser investigada”, siendo que además la persona referida por el legislador blanco “no entró 180 veces, son 180 movimientos” migratorios. “Él ni oía cuando estábamos hablando, solo quería presentar un documento” sobre una “suspensión de control de embarcaciones, que es de Migración”, precisó el Ministro.

“Él trata de establecer que la falta de ese control” de embarcaciones “es lo que permite el ingreso de dinero y no es así” sino que, en cambio, “hace tiempo” que desde el Estado “se intenta facilitar” los movimientos migratorios tanto de visitantes como de gente que entra y sale del país por razones de trabajo, mucha de ella semanal e incluso diariamente.

“El problema no es ése” de las personas desplazándose por muy distintas razones personales sino “qué se hace con el dinero. Y esto se hace con una serie de leyes, una de 2004, otra sobre Lavado de Activos e Inclusión  Financiera, que es reciente y que el senador García no votó”, recordó el Secretario de Estado. Ayer al Parlamento “fuimos todos, con el Director de Inteligencia y la Directora de Migración, a explicarle cómo funciona”.

La persona referida por García entró al país “19 veces en 2011, el año que entró más”, pero hay personas que lo hicieron más de 300 veces sin que haya sido detectada ninguna irregularidad, “y Marcelo Tinelli entró 110 veces” también por asuntos personales respecto de los que nadie tiene por qué dudar ni inquietarse, dado que los movimientos permanentes de personas entre Argentina y Uruguay datan del nacimiento de ambos países. 

“Hay gente trabajando en Colonia” que entra y sale del país a diario, como también gente “que viene todos los fines de semana a Punta del Este”, razonó Bonomi, lamentando que el senador del PN “trató de establecer como una irregularidad la cantidad de veces” que una persona se desplaza.

“Inteligencia no va a investigar eso. Investiga cuando llega una comunicación” oficial de las autoridades “de Argentina, no una versión de prensa, y casi todo lo que presentó el senador García son versiones de prensa”. Ejemplificó el asunto contando que sí “había llegado”, a través de “esos organismos” estatales mencionados, un aviso de probable “lavado de activos en la estancia El Entrevero (…) pero no se produjo por ingreso de dinero” en bolsos ni mochilas “sino por bancos internacionales”. 

“El ingreso de dinero no es delito, el delito es el lavado”, recalcó Bonomi, explicando también que el ciudadano argentino “Marcelo Balcedo tenía 6 millones de dólares en un cofre-fort y eso no es lavado”. “El ingreso de gente” a Uruguay “está fomentado, no restringido”, remarcó, detallando a continuación que “Migración hace el control de la gente y Aduanas hace el control de las cosas”, de los objetos.

Después, el Ministro fue consultado sobre la intervención estatal en el barrio Casavalle y citó un discurso de fin de año mediante el cual el Ministerio dio a conocer su diagnóstico de la situación y trazó las la líneas de trabajo para superarla. El contenido de ese discurso, naturalmente, “estaba siendo pensado desde antes, pero hay gente que piensa que la acción es el inicio de las cosas”, reflexionó.

Informó que “hay más de 3 funcionarios amenazados” del Ministerio por su labor contra la delincuencia y puntualizó que “lo que menos van a lograr es frenar la acción” del Estado.