Asti: Es extraño que Facultades de Derecho no recojan dictámenes de Corte sobre constitucionalidad de impuestos jubilatorios

Entrevistado en InterCambio el diputado frenteamplista Alfredo Asti, habló sobre la situación de déficit del Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas, más conocido como ´Caja Militar´, y de la votación que la Cámara de Representantes hará este martes 15 del proyecto de ley que crea un tributo transitorio a las pasividades de la oficialidad para apuntalar el deterioro financiero de la entidad previsional del estamento castrense.  

Asti discrepa “claramente” con los legisladores y dirigentes del sector Liga Federal Frenteamplista que lidera su compañero de Cámara Darío Pérez, quien adelantó la valoración negativa que el grupo hace del proyecto y anunció que lo votará negativamente pese a la decisión de la bancada frenteamplista de hacerlo positivamente. Los argumentos del sector van desde la supuesta inconstitucionalidad del articulado hasta una presunta injusticia por adicionar un impuesto a las jubilaciones militares más altas.

Liga Federal fundamenta su posición en varias objeciones y se respalda para ello en las opiniones contrarias al proyecto de las Cátedras de Derecho de la Universidad de la República (Udelar) y la Universidad Católica. “Hemos conversado con ellos” (los dirigentes del sector), a quienes “les entregamos material” técnico “con fundamento jurídico” favorable al texto, “pero también hay informes de otros juristas que desarman esos argumentos de estos dos informes” de las Cátedras mencionadas, explicó. 

El parlamentario de Asamblea Uruguay recordó que “la Suprema Corte de Justicia”, única institución del país facultada para establecer la inconstitucionalidad de un texto legal, “se ha expedido reiteradamente respecto de la constitucionalidad de que el Poder Legislativo, dentro de sus atribuciones, pueda gravar las pasividades con tributos” nuevos. 

Recordó que eso ya “sucedió” con el impuesto “también adicional” votado para solventar y mitigar “el déficit de la Caja Bancaria”, mucho más allá de que la entidad involucrada “se llame caja o servicio, no importa tanto la forma jurídica” sino su misma existencia para “recibir aportes de los beneficiarios y pagar retiros o pensiones” utilizando esos aportes.

“En 2010 y 2014” y con “dos integraciones” diferentes, la Suprema Corte dictó “dos sentencias sobre la Caja Bancaria en el mismo sentido” de constitucionalidad del impuesto específico, por lo que “nos resulta muy extraño que las Facultades de Derecho” de la Udelar y la Católica “no tengan en cuenta la jurisprudencia de la Corte sobre el artículo 67” de la Constitución “pero también sobre el 7 y el 8, que hablan de igualdad”. “Es extraño que estos informes no recojan los dictámenes”, reflexionó Asti.

El artículo 67 establece el criterio general “de reajuste y financiamiento de pasividades”, criterio que “así ha sido entendido también” por el máximo órgano judicial uruguayo “con el IASS” (Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social), que grava adicionalmente a las jubilaciones más elevadas del régimen previsional general.

“Este tributo (adicional a las pasividades de la oficialidad) es temporal” y destinado a reducir “el déficit preocupante y creciente de este régimen” jubilatorio para “una profesión que es muy especial” por las características de las actividades que realizan sus efectivos. “Es lógico que este sistema tenga sus especificidades” pero no que mantenga vigentes “algunos extremos” de “beneficios y requisitos que son muy distintos al régimen general” y que “explican una parte de ese tremendo déficit”, valoró Asti.

“Por lo tanto, por 18 meses se les pide a las pasividades (militares) superiores a 55.000 pesos que hagan un aporte para disminuir ese déficit, que lo está absorbiendo el total de la sociedad”, integrada por “muchos” ciudadanos “con ingresos” muy inferiores a la cifra fijada por el proyecto. Este generaría unos “50 millones de dólares” anuales, equivalentes a apenas el 10% del déficit anual de la Caja Militar (aproximadamente 500 millones), “y no afecta para nada al personal de tropa”, cuyos salarios y pasividades “no llegan” a aquel monto y la mayoría ni siquiera se acerca.

“La solución” estructural al desbalance financiero de la Caja Militar “será la reforma integral de mediano y largo plazo”, que está siendo discutida y votada por artículos desglosados “en el Senado”, apuntó Asti.