Assange: “Ecuador está tratando de cumplir con todos los pedidos de EEUU”

Famoso por protagonizar la filtración más grande de la historia, poniendo al desnudo entre tantos otros casos las atrocidades cometidas por Estados Unidos en Irak y Afganistán, Julian Assange ha sido entregado en la mañana de este jueves 11 por Ecuador a la Policía de Londres, con destino final a Estados Unidos.

Horas después de la captura del activista y periodista australiano, Scotland Yard comunicó que se debía a un pedido de extradición vigente desde EE UU, acusado por “conspiración para infiltrarse” en ordenadores del Gobierno, un delito que tiene una pena de hasta cinco años de cárcel.

“La entrega de Julian Assange a las autoridades del Reino Unido muestra la actuación de un gobierno que está tratando de cumplir con todos los pedidos de Estados Unidos”, dijo a Sputnik el ex vicecanciller de Ecuador Kintto Lucas (2010-2012).

Cuando Assange impulsó en 2010 la mayor filtración de datos de la historia, Lucas sugirió la posibilidad de otorgarle asilo. Pero el entonces presidente, Rafael Correa, desechó esa opción. Las revelaciones habían dejado en evidencia a Estados Unidos en torno a las invasiones de Irak y Afganistán concretadas como respuesta al derribo de las Torres Gemelas en 2001.

Sin embargo, Correa la terminó concediendo el 16 de agosto de 2012. Lo hizo bajo los argumentos del riesgo de vida y percusión política que padecía Assange, y del apego al derecho internacional por parte de su país.

En esas fechas Lenín Moreno era el vicepresidente. Pero cuando en mayo de 2017 asumió la presidencia, comenzó a desandar buena parte de las políticas impulsadas por su mentor político.

“Ha apoyado la intervención en Venezuela o la destrucción de Unasur”, recordó Lucas mencionando algunas decisiones del actual Gobierno, entre las cuales también apuntó el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Para el decano del Departamento de Estudios Políticos de Flacso-Ecuador, Santiago Basabe, las razones que explican la decisión del Gobierno de Ecuador de retirar el asilo y entregarlo a la Policía londinense, son múltiples.

Basabe cree que “el malestar desde los agentes económicos internacionales podría haber pesado más que otras”. El politólogo destacó también como una de las razones, la necesidad del Gobierno de sacar el foco de atención de los resultados las elecciones municipales del 24 de marzo.

“Es un momento de tensiones suscitadas del último proceso electoral: hay dos fuerzas políticas que han capturado mayor número de votos a nivel nacional (que el oficialismo): el Partido Social Cristiano, tradicional, de centro derecha, y el movimiento del expresidente Rafael Correa”, indicó Basabe.

“Me parece que existe un cálculo del gobierno de colocar en la discusión pública el tema de Assange para en alguna medida bajar las tensiones que se habían generado con Correa, que se siente fortalecido por los resultados electorales”, añadió.