Asamblea de médicos y practicantes de Casa de Galicia está dispuesta a presentarse a concurso de acreedores y ante el Ministerio de Trabajo

Entrevistado en InterCambio el presidente del Sindicato Médico (SMU), Gustavo Grecco, habló sobre la difícil situación económica y laboral en la mutualista Casa de Galicia, que disparó la decisión de sus trabajadores médicos de entrar en conflicto con la empresa y pedir al Poder Ejecutivo que tome cartas en el asunto.

El viernes 10 se realizó una asamblea de médicos y practicantes de Casa de Galicia, instancia motivada por que se les debe remuneraciones de diferente tipo que en algunos casos datan de varios años. Esta mutualista está nuevamente en problemas, ya que ha estado a punto de cerrar definitivamente en más de una ocasión a causa de dificultades similares.

Grecco señaló que “el problema” de la empresa “está sintetizado en la resolución de la asamblea”, que oficializó una situación “de conflicto” activada como consecuencia de un “progresivo deterioro” y un balance “negativo” que vuelve a perjudicar al personal. “Se viene deteriorando en el curso de los meses y los años”, contextualizó el gremialista.

En lo inmediato hay gran “incertidumbre” en el personal acerca del “pago del salario”, dado que están tratando “de cobrar el mes de febrero y cinco años de salarios vacacionales”, precisó, describiendo a continuación los fundamentos que plantean al gobierno: “Antes de que se deteriore más” y se pierdan “más usuarios”, que han disminuido en pocos años de más de 110.000 a menos de 47.000; “antes de que esta institución emblemática con 102 años” de presencia “en el medio” siga decayendo hasta arriesgar su cierre; y considerando otros antecedentes como retrasos de “dos años en los pagos de salarios”, es que “los médicos plantemos que hay que tomar cartas en el asunto” y “dar un giro”, apuntó.

Lo primero es que “tiene que haber una estabilidad económica que dé certeza” a un funcionamiento saludable de la mutualista a través de “un plan” que se adecue a la normativa y funcionamiento “del Sistema Nacional Integrado de Salud”, preservando los intereses de “los usuarios”, de “los trabajadores” y “la salud del Sistema”, puntualizó Grecco.

“Hay que corregir cosas para que no se deteriore” aún más, recalcó. Después aclaró que “no estamos hablando de una crisis en el Sistema de Salud” sino de problemas de gestión específicamente en Casa de Galicia. “Es así”, confirmó.

Con las resoluciones adoptadas en la citada asamblea “estamos enviando una señal” no solo a la empresa sino también “al gobierno”, tanto “en cuanto al respeto al derecho de los médicos” como a que “no se puede hacer esto sobre las espaldas de los trabajadores”, es decir “en base a que la gente no cobre”. “Así cualquiera” administra y resuelve, reflexionó.

De los poco más de “46.000 socios” que tiene Casa de Galicia en este momento, “el 30% de los usuarios” está “por arriba de los 65 años” de edad, relación que implica un problema adicional porque al mismo tiempo la institución no reemplaza con nuevos socios a los que fallecen. “Ahí tenemos una pérdida” que resulta más agravada por la existencia “del ´corralito´” mutual, indicó el presidente del SMU.

En cuanto a los posibles caminos de salvación de la empresa, informó que “hay un fideicomiso en trámite”, del que “esperamos pueda traer alivio”. Más allá de que “hay expectativa para este viernes” acerca de “si se van a pagar los salarios médicos o no”, los trabajadores apuntan más alto.

“En caso de no tener las señales acordes de la institución (…) y del propio gobierno (…) la asamblea de médicos y practicantes está dispuesta a presentarse a concurso de acreedores” y eventualmente también ante “el Ministerio de Trabajo”, advirtió el entrevistado. “Pedimos celeridad en la toma de medidas y la concreción de estas cosas”, reclamó.