Antía: el Mides es una estructura del Partido Comunista, ganaron y repartieron por partido

Entrevistado en InterCambio el Intendente de Maldonado y precandidato presidencial del Partido Nacional (PN), Enrique Antía, habló sobre su postulación, la interna de su colectividad política y repasó diversos temas de actualidad nacional, criticando con dureza las políticas del Mides.

Antía informó respecto de su actividad proselitista que “el lunes que viene entro de licencia” para poder dedicarse a tiempo completo a la campaña hacia los comicios internos, aprovechando que “tengo licencia acumulada de varios años” sin usufructuar. “Voy a estar 40 días de licencia”, adelantó.

Restó importancia a la intención de voto que los sondeos de opinión de las empresas encuestadores adjudican a su precandidatura. “En la elección pasada la encuesta me daba lejos perdiendo en Maldonado”, explicó. “Pensaban que íbamos a quedar fuera de la Intendencia y les ganamos a todos”, siendo que “todas las encuestas decían lo mismo”, relativizó.

Puso otros ejemplos de resultados anteriores en internas del PN y de las agrupaciones juveniles blancas para recalcar que “los números” de las encuestadoras “no nos cierran por ningún lado”. Entonces “apostamos al trabajo nuestro”, para el que “tenemos una organización de base” en todo el país, al punto de que “siendo machetes” su sector cuenta con “una base nacional de 70.000 votos, lo que hace 15, 18% en la elección interna, y de ahí para arriba va a depender de la interna”, o sea del trabajo de campaña.

Sobre la emergencia del empresario Juan Sartori y su postulación, el Intendente fernandino la relativizó al afirmar que “no es toda la gente del Partido que puede captar Sartori”. Lo ejemplificó contando que “me enteré por la prensa de que el jefe de propaganda de (la senadora Verónica) Alonso se viene a trabajar con nosotros”, así como “otras agrupaciones del interior que estaban con Alonso también” se están sumando a Antía y al grupo de Intendentes que integra, destacó.

Aseguró que para desplegar la campaña electoral del grupo están poniendo “la carne en el asador”. “Nosotros no tenemos recursos, por eso tenemos que poner la carne. Si no, sería la guita” lo que pondrían en juego y en cambio su apuesta pasa por “el mano a mano, el ojo a ojo y la militancia”.

Otro ejemplo es que “tenemos un solo local por lista, no tenemos plata para poner más locales” y la de su gente es “militancia honoraria”, que actúa sin dinero mediante, excepto por “algún pelado” que “nos pide” el dinero para pagar el combustible que usa en su respectivo vehículo particular.

Consultado por una información que circula a nivel mediático en el sentido de que la Iglesia Universal del Reino de Dios apoya su precandidatura, Antía explicó que se trata de alguien “de Maldonado que votó conmigo en la elección pasada”. Los integrantes de esa agrupación “sacaron un edil y varios convencionales”, de hecho “hicieron una elección muy buena” al obtener “entre 3.500 y 4.000 votos”.

Detalló que “el principal (miembro) de la lista” fue “criado por unos pastores de la Iglesia” mencionada “en Rivera, él es militante de su Iglesia”, en la que “no tiene ningún cargo” pero al mismo tiempo “hay mucha gente de la Iglesia que apoyó” a Antía en las elecciones pasadas, “eso es cierto”. De hecho, como resultado de esa elevada votación departamental y de ese respaldo, “él es director del área social de la Intendencia” de Maldonado.

“Es muy pobre y se brinda mucho a los demás”, de modo que “se ha involucrado en esto. Y otros amigos de él que también integran esa Iglesia evangélica resolvieron trabajar con nosotros, apoyarnos” en esta precandidatura junto al grupo de Intendentes blancos “porque han visto el trabajo que hacemos, tanto en Montevideo como en Canelones”.

“Yo soy un militante católico”, reivindicó el experimentado dirigente fernandino, aseverando que “la ausencia del Estado en tantas partes del país” genera de hecho el margen de actuación social de las organizaciones religiosas.
No obstante, “sé separar lo que es la organización de la Iglesia de las personas fieles”, y simultáneamente “creo en la libertad de la gente, en la libertad de las personas. Ninguna iglesia me da órdenes a mí, no le doy orden a ninguna iglesia”, precisó, reseñando la militancia social cristiana de sus padres y la influencia que ello ejerce en su actuación pública.

“El hecho de que haya iglesias que nos apoyen, para mí es un honor”, resaltó. “Si el primer político en serio fue Jesucristo”, reflexionó. “Acá lo que hay que atender son los problemas de la gente” y estos “no son patrimonio” de ningún “sector” ni “partido”. “En los barrios pobres de Maldonado siempre me votaron a mí”, zonas en las que “les he ganado” a todos “los partidos que se llenan la boca” adjudicándose ese apoyo, dijo.

Abogó por ayudar a los sectores más pobres y carentes sin que importe demasiado la procedencia de la ayuda. “Ni hablar que habiendo necesidad, hay que atajarla” como sea y “no hay que condicionar” el origen del socorro porque “no se nos puede quedar nadie” en el camino.

“Pero a su vez hay que tender puentes” y “buscar salidas” para que la necesidad de ayuda no sea perpetua, a diferencia de “la propia organización del Mides”, que al ser “centralizada y partidizada, ha hecho de la política social un centralismo increíble”, fustigó el Intendente de Maldonado.

Aseguró que “la propia muestra” de la veracidad de esa opinión es que “de 2.200 vínculos laborales” que genera actualmente el Mides en todo el país, “1.800 están en Montevideo”. Por eso “estamos pensando en otra cosa” desde su precandidatura para “descentralizar” las políticas de ayuda, promoción y desarrollo social.

“Tenemos en Maldonado planes sociales que andan muy bien, maravillosamente bien” como para ser proyectados a nivel nacional y uno de ellos opera “a nivel de droga”, incluyendo la captación “de drogadictos”, su recuperación y posterior inserción laboral, en un marco de trabajo “con la Junta Nacional de Drogas” y no de la Intendencia exclusivamente.

Luego Antía puso otro ejemplo de políticas sociales en Maldonado citando un programa de trabajo para gente desocupada, “´Jornal Solidario´ se llama”, subrayó. Después disparó otra vez contra el Mides aseverando que “el gobierno del Frente Amplio se lo dio para un partido”, dado que ese Ministerio “es una estructura del Partido Comunista”, como parte de una lógica en la que “ganaron y repartieron por partido”.

Defendió la administración de su gobierno departamental afirmando que “recibimos un muerto de 93 millones” de dólares “de déficit” y “hoy está en 104” millones, “pero estamos haciendo inversión”, con la que “recuperamos infraestructura de todo el Departamento”, en el que “la maquinaria estaba destruida”. Asimismo “estamos resolviendo problemas de asentamientos con plata del pueblo de Maldonado” porque “la Ministra” prometió recursos “pero no nos dio un peso”.

Añadió que el Frente Amplio hizo una “mala gestión” en Maldonado, “era un despelote la Intendencia” cuando él asumió funciones en julio de 2015. En ese sentido, adelantó que el año que viene “voy a ser candidato a Intendente si la gente quiere que lo sea”, aunque ante de eso, “si nosotros ganamos la interna, el PN es gobierno nacional”.

“Soy un hombre para cargos ejecutivos” que se “aburría” en el Senado de la República y su principal rival es “la miseria de la gente”. “Mi rival es el momento histórico que vive el país”, definió sobre su perfil.

Preguntado por la discusión que se abrió a partir de la demolición del Hotel San Rafael, el Intendente dijo que “es un debate estúpido, de poca cabeza”. “Los que estuvieron en contra son unos poquitos que están con la barriga llena” y eso se reflejó en el hecho de que el nuevo proyecto para el San Rafael “fue votado en la Junta Departamental con una mayoría casi total, de 26 votos en 31” ediles.

“Eso da trabajo actual y futuro” en Maldonado, valoró acerca del proyecto, asegurando que durante la construcción del nuevo edificio se generarán “1.000” empleos directos, “500” indirectos y posteriormente “1.800” puestos de trabajo permanentes en el futuro.