Aníbal Pereyra: no podemos usar el tema ambiental como carta para hacer demagogia a cualquier precio, hay muchos temas en juego y son muy serios

En su columna semanal en M24 el Intendente de Rocha, Aníbal Pereyra, fustigó a quienes se oponen a proyectos de inversión como UPM 2 y activan alarmas alegando inquietudes ambientales pero al mismo tiempo se quejan del gobierno y lo atacan porque supuestamente no genera inversión.

A partir de la confirmación de que la compañía finlandesa construirá en Uruguay su segunda fábrica de pulpa de celulosa, se precipitaron “cascadas de opiniones” en torno al anuncio y “la gran mayoría” de éstas haciendo “énfasis” en aspectos “medioambientales” y “planteando su oposición”.

Algunas de esas voces han emitido “no solo posicionamientos públicos” sino que “ahora” también publicitaron “anuncios formales para oponerse a ese emprendimiento” industrial en la zona central del territorio nacional.

“En todo emprendimiento lo importante siempre es que a la hora de las decisiones primen los equilibrios”, razonó Pereyra, precisando que ese balance debe comprender “por un lado que esas decisiones no generen impactos a largo plazo” y por otro lado que “no sean” concretadas “mirando un solo aspecto del conjunto de cuestiones” a considerar.

Resulta natural entonces que, “en un país que apuesta al desarrollo, siempre va a haber contradicciones” referidas a posibles “impactos” y a eventuales “dificultades” vinculadas a la “calidad ambiental” y al “equilibrio” a preservar en “nuestro territorio” en cuanto patrimonio común.

Es así que “hoy hay más exigencias” planteadas así como nuevas “preocupaciones” y esto es “absolutamente necesario y válido hacerlo”, defendió el Intendente. Pero al mismo tiempo, cuestionó, “no podemos usar el tema ambiental como una carta (…) para hacer demagogia a cualquier precio”, dado que “hay muchos temas en juego y son temas muy serios”. “Con todos los temas hay que tener la misma mirada”, reflexionó.

“Si te preocupa lo ambiental, tiene que haber preocupaciones siempre”, no selectivamente y según cuando conviene. Y si se avizoran problemas, se trata de “resolverlos no con facilismos” sino con coherencia y seriedad.

Y es que en Rocha, “el territorio departamental con mayor cantidad de Áreas Protegidas” del país, ha sucedido “permanentemente” durante “los últimos 10 años” que cada vez “que se plantea un emprendimiento productivo relacionado con la costa, inmediatamente aparecen opiniones, valederas, que para oponerse plantean el tema ambiental”, ejemplificó.

Así ha ocurrido con “el puente que conecta Rocha con Maldonado sobre la Laguna Garzón”, una iniciativa de infraestructura vial que despertó “movilizaciones nacionales” de fuerte rechazo, incluso marchando a Rocha “desde Montevideo”, y que también activó “dos audiencias públicas”.

Sin embargo, “a cuatro años de haberse habilitado”, puede apreciarse con serenidad que ese puente “generó un impacto de todo tipo en la zona, pero no un impacto negativo” sino de signo opuesto. No obstante, antes de su construcción, “durante 60 años hubo ruinas de medio puente construido en la Laguna y a nadie le preocupaba el impacto que podía generar”, razonó.

El dirigente del MPP recordó además que “muchas de las preocupaciones ambientales” presentadas con tono de alarma en rechazo del puente, “escondían intereses económicos particulares, también”. Y “lo mismo pasó (…) con la construcción de un puerto de aguas profundas (…) en las costas de Rocha”, proyecto de alcance regional que cuando se materialice “se van a dar las mismas contradicciones que se están dando ahora”, pronosticó.

“Pero mientras tanto, los mismos que se oponen” a esos grandes proyectos “vienen a Rocha, muy sueltos de cuerpo, a decir que el gobierno nacional les ha soltado la mano, que no genera posibilidades de inversión para la gente, que no hay trabajo”, lamentó el jefe de gobierno departamental.

“Entonces no se puede hacer demagogia con los grandes temas del país”, como al “usar los grandes temas ambientales” a modo “de carta (…) de comodín”, reclamó. “Tenemos que tener la misma mirada sobre la preocupación del ambiente” y “no” exclusivamente “cuando me conviene”.