Aníbal Pereyra: hay una intencionalidad permanente de generar arrugas en el papel liso del gobierno y la fuerza política que gobierna

En su columna semanal en M24 el Intendente de Rocha, Aníbal Pereyra, se refirió a una mentira difundida días atrás en las redes sociales referida a un supuesto Proyecto de Ley secreto del gobierno para elevar las edades jubilatorias, y advirtió a quienes realizan esas operaciones que las consecuencias negativas de las mismas pueden terminar alcanzándolos.

Pereyra contó que “hace un par de días” recibió “una comunicación de un amigo que hace muchos años, más de 15, está viviendo en España”, amigo que “era pescador” de experimentado oficio, tanto en “barcas artesanales” como en pesca “de altura”, un típico trabajador uruguayo que supo hacer “changas” y “lo que venía” para parar la olla y salir adelante en la vida.

Es alguien que “no puede volver” justamente por las vicisitudes vitales y la lucha cotidiana por la supervivencia, pero siempre “se acuerda de la gente” como tantos emigrantes y “manda mensajes” para estar en contacto con el país, así como “participa mucho en las redes” sociales digitales, “esa herramienta formidable” de comunicación que “acorta las distancias”.

Pero las redes son simultáneamente una plataforma para “difamar”, “distraer” y “mentir”. Entonces ese amigo “me manda un mensaje muy preocupado” por una presunta información que leyó “en Facebook” y que “se había viralizado”, según la cual desde “siete días” antes y “de manera secreta se estaba trabajando una modificación” legal a la “edad de jubilación” para elevarla a “75 años para los hombres y 65 años la mujer”.

La especie sostenía que “mientras pasaban cosas” que distraen la atención, “la gente se iba a comer ese garrón”, relató Pereyra el mensaje leído por su amigo, “este amigo preocupado porque él se fue del país en la época más compleja de la crisis”, entre “2001, 2002. Y él vio todo el proceso del Uruguay” después de 2005, desde España “lo sigue a través de amigos que vuelven” como también “mirando noticias” en la prensa y los medios.

Desde la otra orilla del Atlántico “ve que el Uruguay se ha cambiado, que se ha transformado mucho, sobre todo en materia de derechos” desde que el Frente Amplio (FA) gobierna a nivel nacional. “Pero esa noticia que impactó a este amigo (…) es inexistente” y así supo éste que “no hay ninguna iniciativa del Poder Ejecutivo” para modificar las edades de retiro.

Entre otras razones porque eso requiere “un Proyecto de Ley” y resulta que “todos los Proyectos de Ley” mediante los cuales “se ha modificado” aspectos parciales del sistema de Seguridad Social “desde que el FA es gobierno, (…) han generado avances importantísimos a la población”. Entre éstos, “la cantidad de años para jubilarse era 65 y bajó a 60 en el primer periodo de gobierno del FA, pero la gente se olvidó”, reflexionó.

Otro cambio relevante y favorable a la sociedad consistió en “la posibilidad” para “la mujer de aportar años con la cantidad de hijos”, y de hecho “un porcentaje muy alto” de las mujeres que “se han jubilado” desde entonces “no podrían haberlo hecho” sin la modificación legal referida.

“Entonces, para discutir términos de futuro en materia de Seguridad Social, tenemos dos claras rutas”. Por un lado “las que fueron antes de 2005”, de sesgo restrictivo y efectos perjudiciales para los trabajadores “con el tema de las AFAP, que sigue siendo uno de los golpes más fuertes que se ha generado a la Seguridad Social”; y por otro, el camino de incorporación “de nuevos elementos” para que el sistema “contemple y tenga en cuenta nuevos fenómenos”, como el citado de “las mujeres y la cantidad de hijos”.

Al amigo “le expliqué que no había ningún Proyecto de Ley” sobre Seguridad Social y que “eso era básicamente” una operación más desde las sombras “para acumular elementos de enojo en la gente, no tiene otro objetivo” que el de “dejar a la gente caliente como chinches (…) con este gobierno”, volvió a advertir Pereyra como en columnas anteriores.

En ese sentido, “la gente tiene todo el derecho a calentarse con políticas y con acciones, pero no (…) con mentiras” ni “con engaños”. “Una sociedad no se puede construir a partir de engaños” ni de “generar enojo”, reflexionó el dirigente del MPP, recordando a continuación que bajo la reproducción de mentiras y alertas falsas subyace la peligrosa idea de que “algo” de ese engaño “queda” instalado como verdad, “aunque después lo desmientan”.

“Acá hay una intencionalidad permanente de generar arrugas en el papel liso del gobierno y la fuerza política que gobierna”, alertó el Intendente de Rocha. “Cuando uno siembra” malestar y resentimiento “con manija (…) con engaño y (…) la intención del enfrentamiento, lo que va a cosechar es una sociedad” que procesará sus decisiones de “la misma manera (…) inclusive para los que instalan ese clima”, razonó Pereyra.