Ana Rivoir, de ObservaTIC: El desborde de información hace mucho ruido y se torna indispensable la labor de discernir y seleccionar

Entrevistada en InterCambio la coordinadora del Observatorio de Tecnologías de Información y Comunicación (ObservaTIC), Ana Laura Rivoir, habló sobre la evolución del uso y el impacto social de esas tecnologías en la actualidad global y en nuestro país en particular.  

ObservaTIC “es un grupo de investigación” y en este 2018 “estamos cumpliendo 10 años” de trabajo en “investigar la sociedad de la información”, todo lo relacionado a “las tecnologías digitales” y su incidencia en todos los aspectos de la vida y las actividades humanas, explicó Rivoir.

“Investigamos un blanco móvil”, graficó la académica respecto del dinamismo inherente a esa labor, ya que “al cambiar los dispositivos” y “los medios” disponibles a una velocidad cada vez mayor, se multiplican “los desafíos teóricos, de actualización y metodológicos”.

Un propósito o meta de la masificación de esas tecnologías ha sido “democratizar la información”, lo cual “en parte ha sido así” y se ha venido cumpliendo en la medida en que “uno tiene más canales y fuentes de información”. 

Pero al mismo tiempo, “el desborde de información hace mucho ruido en la cabeza” y entonces se torna indispensable la labor de “discernir, seleccionar” la catarata de información circulante, que parece estará siempre en aumento. 

“En el periodismo ha sido una revolución esto”, apuntó Rivoir acerca de la incorporación y masificación de las TIC, un instrumento que “también  puede ser usado con fines no democráticos”, es decir para “obtener poder o algún rédito y no el bien común”, tal como se hace con “las mentiras, las noticias falsas”, ejemplificó. 

Refiriendo al uso de las redes sociales y plataformas digitales en la actividad política, la coordinadora del ObservaTIC advirtió contra “cómo se construye la opinión a través de las emociones y no de un razonamiento”. Claro que “esto siempre ha sido así”, pero actualmente los mecanismos de manipulación se multiplican y aceleran al mismo tiempo en función de la velocidad que generan estas tecnologías.

En cuanto a esos fenómenos como elementos negativos para la salud emocional y política de las sociedades, si bien “la generación de opinión a partir de estas redes (…) es un factor central” de la vida en la actualidad, “no es algo inexorable” y puede ser modificado en su dirección según lo que se haga al respecto desde el Estado y la sociedad.

“Hay que pensar mecanismos nuevos para tratar de profundizar la democracia”, como por ejemplo “un acuerdo” entre “los partidos” políticos orientado a que “cada uno controle lo suyo” en materia de uso de tecnologías y emisión de mensajes.

Rovoir no es partidaria de “penalizarlo” porque además de que “es muy difícil” hacerlo, “está el límite de la libertad de expresión” como valor democrático a preservar, asunto que “es muy complejo”, junto a la dificultad de determinar “dónde está el límite entre lo público y lo privado”, analizó.

Luego explicó que “hay toda una línea de políticas públicas en relación a las tecnologías” y más adelante en la entrevista analizó aspectos de la instrumentación y desarrollo del Plan Ceibal.