Ana Olivera: Hablar de fracaso de las políticas sociales es desconocer de dónde partimos y adónde estamos llegando

Entrevistada en InterCambio la Subsecretaria del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), Ana Olivera, habló sobre las políticas sociales del gobierno.

Olivera se refirió primero a la acción estatal en “la Unidad Misiones”, complejo habitacional popularmente conocido como ´Los Palomares de Casavalle´, y lo hizo “coincidiendo con el Ministro Bonomi en la necesidad” de realizar allí “una intervención especial”. Recordó no obstante que en el marco “del Plan Cuenca de Casavalle, hace 9 años que se está trabajando” allí desde el Estado, y que “desde hace 4 años” el Mides lo hace “con una oficina” localizada “en el Centro Cívico Luisa Cuesta”.

La jerarca reseñó que “en setiembre del año pasado comenzaron a suscitarse” episodios y situaciones de violencia y acción delictiva y antisocial “a las que no estábamos acostumbrados”, entre ellas intentos de expulsión de vecinos “de plazas” y espacios públicos así como “una búsqueda de echar al Estado, que estaba y va a seguir estando” en el barrio.

“Hay movimiento en forma permanente” de parte del Estado, que nunca dejó de estar presente y activo en la zona, “pero esa presencia se desafió en varias oportunidades” por parte de personas y grupos delictivos. De ahí la intervención que se está haciendo con el liderazgo del Ministerio del Interior, sin la cual el resto del Estado no puede seguir presente y menos aún modificar las peores situaciones ni superarlas. “La gran mayoría de las personas que viven en la Unidad Misiones son trabajadores”, puntualizó. 

El Plan Cuenca de Casavalle “parte de la base de que uno de los problemas de la Unidad Misiones era el acceso” al lugar, acceso cuya dificultad ha sido utilizada por el accionar delictivo, por lo que “esto no termina acá” sino que la respuesta y la labor estatal seguirán extendiéndose y profundizándose. “Acá hay otra cosa que está sucediendo” y que generó tanto las reacciones del vecindario como del propio sistema de justicia, caracterizó Olivera respecto del nivel de operatividad de las bandas criminales. 

Al mismo tiempo, apuntó, “hay otras zonas” del país en “donde necesitamos realizar intervenciones” iguales o similares, diagnóstico claro y basado en el hecho de que “el Mides tiene 400 puntos de atención” desde los que trabaja en relación de cercanía con la población y no desde oficinas.

Las políticas sociales que se despliegan desde el Estado y respecto de las cuales hay intereses que tratan de “matrizar” la idea de su “fracaso” entre los ciudadanos, “son muchas más que las del Mides” y abarcan “la universalización del acceso a la atención en salud”, entre muchas otras.

Por ejemplo, las que determinan “porqué bajó la pobreza”, resultado explicado solo en un “10%” por las transferencias monetarias del Mides y en el 90% restante por la evidente mejora en la creación de empleo y los aumentos salariales, además del conjunto de derechos extendidos que también redundan en la elevación de las condiciones materiales de vida de vastos sectores de la sociedad que se encontraban en la pobreza en 2005.

“Hay una centralidad del trabajo como parte de la política social sustantiva”, que incluye asimismo a “la educación” y sus posibilidades de acceso a miles de jóvenes y personas que no la tenían. Simultáneamente, “la indigencia (sí) bajó por las transferencias monetarias del Mides”, explicó la Subsecretaria, recalcando que “hablar de fracaso de las políticas sociales es desconocer de dónde partimos y adónde estamos llegando”.

Más adelante en la nota, la funcionaria habló sobre el minucioso trabajo de acompañamiento, apoyo y seguimiento que se hace desde el Estado en general y el Mides en particular, con las personas que se encuentran en muy diferentes circunstancias de vulnerabilidad. Por ejemplo, los ciudadanos que a veces están en situación de calle, respecto de quienes muchas personas hablan negativamente y aun con virulencia desde el desconocimiento, la mezquindad, la irresponsabilidad y en algunos casos también desde la mala intención.