Álvaro Padrón: Los Estados estamos cediendo soberanía a las compañías transnacionales y eso no es gratis

En su columna semanal en InterCambio, Álvaro Padrón habló sobre el poder creciente y el grado de concentración de decisiones económicas y políticas que a nivel global “están construyendo” las empresas transnacionales, en detrimento directo de los países y los pueblos. 

Padrón utilizó como disparador para su reflexión la reciente realización en el Parlamento de “un seminario” sobre la necesidad de establecer “un tratado” internacional de carácter “vinculante” entre los Derechos Humanos y la actividad expansiva e intrusiva de las empresas transnacionales.

Esas mega-compañías “controlan el 80% del total del comercio mundial” mediante un flujo de intercambio entre ellas y entre filiales de una misma radicadas en varios países, “y los Estados son apenas una parte de ese comercio”. “Ya hay 50 empresas en el mundo que son más grandes que 100 países”, cuando “hace 20 años no había ninguna” de ese porte, graficó. 

“El papel que las empresas” multinacionales “están teniendo hoy en el mundo” les otorga la capacidad de hacer una “captura” global “no solo del poder económico sino también de las democracias”, dado que terminan estableciendo las decisiones más relevantes de los países, advirtió Padrón.

“Cada vez más, con la lógica de la globalización, las empresas transnacionales van desplazando el poder del Estado”, de lo que surge la necesidad nacional en cada país de “que los Estados se agrupen” para enfrentar “la escala internacional de esas empresas”, que llegan a elegir discrecionalmente “en qué Estado pagan los impuestos” o dejan de hacerlo.

Un ejemplo especialmente negativo para nuestra región de ese proceso concentrador de recursos y poder a escala planetaria, fue el litigio político y jurídico entre Argentina y Uruguay, que “se pelaron entre sí” en torno a la inversión de Botnia-UPM “en lugar de juntarse para poner condiciones a la empresa”, ejemplificó. 

“Estamos cediendo soberanía y eso no es gratis”, recordó el Padrón.