Alfredo Clavijo, director de Guardia Republicana: hay que profundizar en las causas de las problemáticas que nos piden que solucionemos

Entrevistado en InterCambio el director nacional de la Guardia Republicana (GR), Alfredo Clavijo, habló sobre el cometido y formación de esta unidad y describió su evolución de una fuerza meramente represiva a otra que actúa en base al conocimiento y las causas de los problemas.

Clavijo destacó que a la GR “la componen hombres y mujeres, cada día un poco más mujeres”. Es una “unidad nacional” que con su estructura y cometido actual fue “creada en 2010” contando con “un consenso importante” del sistema político. Reseñó la historia y evolución de la GR.

Contó que sus efectivos “se forman en un corte académico común” con todos los policías, “como cualquier otro efectivo policial” y pasan “luego por un modo de especialización” determinado por “los conocimientos y el manejo de nuestras actividades” específicas y “tácticas operacionales”. Su eje de acción es ser “unidad de apoyo” en situaciones de “mayor riesgo”.

Explicó que cuando se la define como una ´guardia de choque´, se reproduce “un estigma” originado en otros momentos y circunstancias. “Somos un servicio comunitario” y están a la orden “para servir a esa comunidad” de la que forman parte, “para protegerla”. Resaltó que tienen una “formación muy integral y compleja”, orientada a que su actuación se despliegue “desde el lugar de autoridad pero con respeto a los derechos”.

Para cumplir con las tareas relacionadas a la disuasión y contención de la delincuencia “están toda las herramientas” materiales necesarias, así como también “tenemos un marco normativo adecuado” y “democrático”.

“Lo que hay que profundizar son las causas de las problemáticas de lo que nos piden que solucionemos”, reflexionó Clavijo.

Citó un estudio de 2017 realizado en la Universidad de la República según el cual el 60% de las reclusas mujeres que había ese año en el sistema penitenciario nacional, pasaron por centros del actual INAU en algún momento de sus vidas. “Es un dato”, señaló, y “sobre esos datos debemos trabajar institucionalmente”, razonó el jerarca, de 40 años de edad.

Indicó también que “el segundo delito más denunciado” en Uruguay “es la violencia intrafamiliar” y que las casas, o sea los hogares de las personas son el ámbito en “donde más mujeres el año pasado perdieron la vida”.

Asimismo subrayó que “delito hay en todos los estratos sociales” y anotó que “hay una economía delictual, de la cual no se habla”. Destacó que “la transformación de la Policía no es nada nuevo” y esto “la gente lo percibe”, ya que “hace 20 años no era así”.

“Que la policía está haciendo el mayor esfuerzo posible” en luchar contra el delito “es comprobable” y se refleja en que “somos el cuarto país en prisionización de las Américas”. Pero “para que no aumente la población privada de libertad, lo que necesitamos es ir a las causas”, recalcó.

“En lo que tenemos que seguir” trabajando para profundizar y ampliar la profesionalidad de la fuerza, “es en el entrenamiento de los recursos” dado que “la capacitación fortalece y motiva” y “el conocimiento es sanador”.

En cuanto al proceso de separación del sistema penitenciario respecto del Ministerio del Interior, Clavijo explicó que “la misión de seguridad” seguirá estando “dentro del Ministerio y la Policía”, mientras que la gestión del Instituto Nacional de Rehabilitación saldrá de su ámbito.