Alejandro Sánchez: tendemos a olvidarnos de la situación en la que estábamos; podés terminar eligiendo que te recorten tus derechos

En su columna semanal en M24 el diputado frenteamplista Alejandro ´Pacha´ Sánchez se refirió a los dramáticos acontecimientos en curso en Bolivia y Chile y reflexionó sobre la posibilidad cierta de que la sociedad pierda derechos ganados en los 15 años previos según lo que vote el 24.

Sánchez contextualizó su columna expresando que “con mucha tristeza tenemos que comentar que ha regresado la peor historia de América Latina”, repetida en estas horas con “un golpe de Estado en Bolivia” y por el cual transmitió “nuestra solidaridad con el pueblo boliviano”.

Lamentó ese desenlace recordando que Bolivia “fue uno de los países de América Latina” cuyo camino político desde 2006 “significó” en todas las áreas “un avance sustantivo para la calidad de vida del pueblo”.

Justamente para sacar al país de ese camino es que este golpe de Estado fue “promovido por intereses económicos” y “geopolíticos” de signo opuesto “y por un racismo” violento alimentado por esos mismos intereses con el objetivo de lanzar a una parte del pueblo contra la otra.

“Se están viviendo horas muy difíciles en América Latina” y esto se ejemplifica dramáticamente con el hecho de que “se han perdido más de 200 ojos en Chile” por disparos de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes que reclaman en las calles un cambio constitucional para equilibrar las condiciones de asimetría y desigualdad económica y social.

Mientras tanto, describió el legislador del Espacio 609, “Evo Morales se ha asilado en México” para evitar su captura y probable magnicidio, pero “aquí” en Uruguay “han sido muy pocos los actores de la oposición” que han tenido la dignidad de “condenar el golpe de Estado” en el país hermano. “Defender la democracia pasa de nuevo a ser un objetivo central en América Latina”, resumió al respecto.

Acerca de las aludidas razones para el golpe, reseñó que “durante el gobierno de Evo Morales el desempleo bajó de 8% a 4,9”; que “la pobreza” fue reducida “de 40% al 25%” de la población; que “la indigencia” disminuyó “del 17 a 6,5%” de los bolivianos y que “la deuda” pública nacional descendió “de 54,5 al 30%” del Producto Interno Bruto.

Esos indicadores apenas grafican el resultado claramente positivo de una orientación integral de políticas públicas que fue “generando un enorme proceso de igualdad” social y cultural. En virtud de ello “las distancias se empiezan a acortar” entre las personas y clases sociales y también nace “un Estado plurinacional” que incluye y reconoce en pie de igualdad a todos los ciudadanos y comunidades. Contra todo esto fue el golpe de Estado.

Lo que sucede entonces allí y en toda la región es que “las élites están intentando recuperar el control político” y para eso son “ayudados por la gran prensa”, que oculta la gravedad y el sentido de los acontecimientos.

Es en función de esta lucha que también “en Uruguay estamos dando una batalla muy importante para no retroceder y defender los derechos”, y ya ante la proximidad del balotaje del próximo domingo 24 “es importante que la demos confrontando ideas y propuestas” con el bloque neoliberal.

Conceptualmente, “tendemos a olvidarnos de la situación en la que estábamos”, por ejemplo antes de 2005, y según sea la inminente decisión ciudadana “podés terminar eligiendo que te recorten tus derechos porque partimos de la base de que lo que tenemos no lo vamos a perder”, alertó.

Específicamente, ejemplificó el joven dirigente del MPP, el presidenciable del bloque opositor, Luis Lacalle, se propone “eliminar el IASS”, es decir el gravamen “que paga solamente el 20% de las jubilaciones más altas”.

Significa que éstas aumentarán aún más, pero también que ello regirá “no para las jubilaciones de los soldados” sino exclusivamente “para las de los oficiales”, esto en el caso de las Fuerzas Armadas.

Y tanto en el ámbito militar como en el conjunto de la sociedad, “el 80% de los jubilados se verán perjudicados” porque sus haberes mensuales disminuirán empujados hacia abajo por la caída salarial que sobrevendrá, ya que los Consejos de Salarios serán restringidos en muchísimas actividades o directamente desmantelados.

El bloque opositor coincide en que “los Consejos de Salarios (…) discutan solo los mínimos”, lo que “significa no discutir los aumentos salariales” escalonados por categoría profesional o escalafón administrativo.

“Nos están diciendo cosas mucho más graves además”, por ejemplo con referencia a “la privatización” de hecho de áreas de empresas públicas. “Quedó en el acuerdo (opositor) la idea de avanzar en la competencia de las telecomunicaciones y la energía eléctrica (…) con grandes trasnacionales”, compañías que “no van a cumplir la función social que cumplen las empresas públicas” y se enfocarán solo “en los nichos de negocios” más rentables, dejando los menos rentables y deficitarios en manos del Estado.

El diputado recordó que hoy día el usuario de electricidad en Uruguay “puede comprar cuatro veces más energía que la que podía comprar en 2004”, y advirtió que con la apertura a la competencia privada acordada por la oposición, UTE deberá financiar el déficit que generará el abandono por las trasnacionales de las zonas y actividades menos rentables.