Alejandro Sánchez: El mundo ya vivió el ascenso del fascismo. Es momento de defender la democracia y la paz en América Latina

En su columna semanal en M24, el diputado frenteamplista Alejandro “Pacha” Sánchez reflexionó sobre los resultados de la primera vuelta electoral en Brasil y convocó a unirse y organizar la resistencia al avance del fascismo en el mundo y a defender la paz y la democracia en Uruguay. 

“No saliendo de nuestro asombro” por lo acontecido en “la jornada del domingo” en el gigante sudamericano, que está “aún con las urnas calientes”, estas consignaron “un hecho relevante para todos los latinoamericanos” y todos quienes “han luchado y luchan por mantener a nuestro continente en paz y democracia”, contextualizó Sánchez.

Es que asistimos al “ascenso vertiginoso de personajes extraños, por momentos excéntricos”, que hacen gala de “discursos de descarnada violencia, odio y discriminación” hacia todos “los diferentes”, principalmente “las mujeres, los negros, los pobres”. Se trata de “personajes que no surgieron de la nada” sino que son “producto de una construcción” que claramente “tiene responsables”. 

Se trata de un proceso internacional que explica y expresa “el resurgimiento del fascismo” en Europa y que tiene lugar en “un mundo convulsionado”, en donde “el poder de las grandes corporaciones busca destruir cualquier tipo de regulación de la democracia”, de hecho “buscan restringir cada vez más a la democracia”, denunció el joven legislador. 

La que emerge en buena parte del mundo y con renovado vigor también en América Latina es “una derecha descarnada, sin maquillaje”, que “nos dice en la cara cosas que estaban contenidas” por la lógica democrática del  diálogo, la comprensión, el intercambio, el reconocimiento de derechos.

Los personajes como Bolsonaro están siendo “elevados a sus candidaturas a partir de generar ese desprestigio enorme de la política” y “particularmente  de las políticas redistributivas de los gobiernos progresistas”. Esos personajes y las fuerzas que los promueven “tratan de trazar una línea en el sentido de que necesitamos democracias de baja intensidad”, minimizadas en sus capacidades y limitadas a preservar la defensa de los privilegios de los poderosos y sus adláteres.

Estos procesos se gestan y desarrollan “en un mundo de consumidores frustrados (…) que no logran consumir lo último de lo último” y que tratando de lograrlo, son inducidos por la cultura consumista a “entregar cada vez más horas al trabajo”. El ideal de vida vigente pasa por “tener más y más y más para pertenecer, y eso genera una situación de resentimiento” y un sentimiento “de desamparo porque no logramos acceder a todos esos bienes” que la publicidad ofrece como ilusión de logros y felicidad. 

“Ese conjunto de frustraciones” va abonando el terreno en el que un personaje como Bolsonaro “termina transmitiendo ese mensaje de odio” y haciendo que muchas personas estén “buscando culpables afuera” de sus vidas para explicar sus problemas cotidianos. La situación “nos enfrenta a un fuerte debate”, la opción es “entre democracia o barbarie” y “parece que Brasil se desliza por ese delicado pretil de la barbarie”, reflexionó.

Sin ser la única, la brasileña es “una sociedad asediada por los medios de comunicación, que han demolido la política y la democracia en Brasil, que han sustentado el golpe y que son los que han anidado ese huevo de serpiente llamado Bolsonaro, que viene a promover más odio y violencia”. “Aunque parezca duro, seguramente la llegada a la Presidencia de Bolsonaro significa la pena de muerte para mucha gente en Brasil”, alertó.

“Son momentos difíciles” y sin dudas “la alternativa es juntar todos los pedazos de Humanidad para poder defender la vida, la democracia, la justicia, el Estado de Derecho, una democracia más plena, que nos dé garantías”, puntualizó el dirigente del MPP.
“Hoy Brasil se debate entre democracia y barbarie, entre justicia e igualdad o impunidad y exclusión de las grandes mayorías, y esa decisión la pagarán como siempre los más humildes, los más pobres, los que no tienen poder ni riqueza”, alertó. “Es un momento para reflexionar todos y unirnos nuevamente en la defensa de la democracia y la justicia”, convocó.

En definitiva, “estamos en una disyuntiva histórica (…) El mundo ya vivió el ascenso del fascismo y ya vimos las consecuencias (…) Es momento de defender la democracia y la paz en América Latina”, convocó Sánchez.