Alejandro Sánchez: el cambio en el Hospital Maciel forma parte de las transformaciones que se trata de invisibilizar sobre el gobierno del FA

En su columna semanal en M24 el diputado frenteamplista Alejandro ´Pacha´ Sánchez se refirió a “las transformaciones” en marcha en el país, las ejemplificó con “el Hospital Maciel” y recordó que “las soluciones a los problemas del país” no son “privadas” sino que pasan por lo público.

Sánchez contó que como parte de la militancia partidaria que realiza en esta campaña electoral hacia las internas del 30, “la semana pasada anduvimos por el Norte” del territorio, “cerca de la frontera” con Brasil, enfocándose en varias localidades del Departamento de Artigas y el de Rivera.

A lo largo y ancho de ese Uruguay profundo, “viendo las transformaciones de la geografía de nuestro país” generadas desde 2005 en muy diversas áreas, se encontró y reunió con “muchos compañeros que nos contaron” algunos de esos cambios, entre ellos algunos “beneficios de derechos en Bella Unión”, como en el “barrio Las Láminas” y en muchos otros sitios.

Por allí se cruzó con ejemplos tan sencillos como decisivos de que “a partir de tener una casa” la gente “empieza a organizar su vida de forma distinta”, pudiendo planificarla y proyectarla hacia un futuro mejor para los hijos. Citó el caso “de Hugo”, quien gracias a “la ayuda” del Estado pudo pasar de vivir “en carpa” con toda su familia a hacerse “un ranchito” propio.

Se trata entonces de que “a los problemas que tenemos en Uruguay” no los superamos con “soluciones privadas”, idea a la que debemos “combatir” con argumentos y ejemplos concretos de la esfera pública y la acción del Estado en el avance del conjunto de la sociedad. Desde la infraestructura de saneamiento urbano en barrios del Interior hasta “la electrificación rural”.

Otro caso paradigmático y con proyección masiva de esa función pública del Estado en la promoción del bienestar social es “el trabajo en el Hospital Maciel”, que hasta 2005 cargaba como un estigma con las descripciones usuales de que “era oscuro”, que “estaba sucio” y también “abandonado”.

Allí fue producido “un cambio” de tal magnitud que desde hace algunos años, su personal y entorno hablan de la “´actitud Maciel´” para representar el salto de calidad registrado en la atención a los usuarios y en el modelo de gestión. Ese cambio va desde el buen “trato” a pacientes, familiares y funcionarios, hasta “los pisos limpios” y toda la higiene del Hospital.

“Para eso se trabajó en la concientización de los funcionarios” con la orientación humana y profesional del equipo de Dirección encabezado por el doctor “Álvaro Villar”, destacó Sánchez. Ese proceso de mejora continua ha ido “revirtiendo” aquella imagen “tan negativa” que rodeó al Maciel durante varias décadas, imagen presente en el recuerdo de mucha gente.

Lo logrado en ese centro hospitalario público de referencia, refleja la importancia de “la actitud de aprender permanentemente para ser mejores”, así como testimonia que se puede “dar una atención de excelencia a veces con los mismos recursos” e incluso “disminuir los costos” mientras se hace.

Ese cambio radical en un servicio público que garantiza el ejercicio de un derecho tan básico y determinante como la atención de la Salud, es otra demostración entre tantas de que “con amor, con corazón, se pueden hacer cosas distintas” para el bien común y la mejora de la calidad de vida.

Al mismo tiempo, es una referencia para “las cosas que tenemos que seguir haciendo hacia el futuro”, señaló el joven dirigente del MPP. Recordó en esa dirección que el avance del Maciel “forma parte de las transformaciones (…) que se trata de invisibilizar” a través de operaciones mediáticas y campañas políticas dirigidas a denostar lo público, atacar el rol del Estado y promover como solución la privatización de todo.

Por eso mismo, el legislador propuso a los oyentes y simpatizantes “que se involucren en esos temas, que busquen información” y la compartan para que “no” se reinstale en Uruguay “aquella idea de ir al Hospital de pobres” a ser atendido con un carné facilitado por un puntero partidario.