Alejandro Sánchez: el 0,1% de la población, 2.500 uruguayos, concentran el 50% de la riqueza financiera y el 90% de la riqueza empresarial nacional

En su columna semanal en M24 el diputado frenteamplista Alejandro ´Pacha´ Sánchez coincidió con la candidata del Frente Amplio (FA) a la Vicepresidencia de la República, Graciela Villar, en que la encrucijada de Uruguay ante las elecciones nacionales es entre oligarquía y pueblo.

Sánchez enfatizó en que “octubre es una batalla muy importante” y para vencer “debemos sumar esfuerzos, construir alianzas, generar condiciones” para que el país mantenga y profundice la equidad y la mejora distributiva.

Lamentó que “a partir del discurso de Graciela” en la sesión del Plenario Nacional del FA que oficializó el binomio presidencial y donde “ella establecía (…) que la contradicción es oligarquía-pueblo, (…) posteriormente se sucedió” un encadenamiento de episodios con “noticias falsas” que incluyeron “imágenes de personas que no eran Graciela Villar” y asociadas a “qué debe comer o cómo deben vestirse los frenteamplistas”.

“Comenzó” a instalarse en cuestión de horas “esta idea de que ser frenteamplista sería una condición que te inhibe, por ejemplo, de vivir en algunos barrios de Montevideo” junto a que “no podrías tener un auto” y tampoco “tener determinado ingreso si sos frenteamplista”, reseñó.

El legislador del Espacio 609 “primero” puntualizó que “eso muestra un profundo desprecio de clase”, refleja “una estrategia muy elitista, casi rozando el fascismo” y además “desconociendo que Uruguay es una sociedad integrada”. Y eso también ignora que “el FA ha incluido en su proceso de desarrollo” a toda la sociedad y no solo a algunos sectores.

Sin embargo, “esto es el debate por lo bajo”, ya que, “por lo alto, lo que está” en el medio “es la discusión de si en Uruguay hay una contradicción entre los que tienen mucho y los que no tienen nada”, contextualizó.

“Desde ese punto de vista tenemos una estrategia de desarrollo de que las oportunidades se generalicen, y por eso es necesario repartir de manera más justa la riqueza, porque para que unos pocos sean muy ricos, necesitan que unos muchos sean muy pobres y no tengan nada (…) y esa concentración de riqueza es preocupante” para “nuestra democracia” dado que “el poder económico” afecta y buscar dominar “el poder político”, señaló.

Entonces “es verdad que la contradicción está allí”, entre oligarquía y pueblo, remarcó Sánchez, y lo graficó informando que “el 17% de la riqueza inmobiliaria se concentra en el 1% de la población” uruguaya. “Pero el dato más alarmante en términos de concentración de ingreso es que el 0,1% de la población, esto es 2.500 personas, 2.500 uruguayos, concentran el 50% de la riqueza financiera y el 90% de la riqueza empresarial” nacional, ejemplificó el joven dirigente del MPP.

Del mismo modo, “los dueños del capital en Uruguay tienen cerca del 40% del PBI ganando renta en el exterior”.

O sea, “son 24.000 millones de dólares de los uruguayos que están depositados en el exterior, generando actividad económica fuera del país”, una riqueza que “muy bien vendría para generar condiciones de desarrollo” adentro de Uruguay, reflexionó.