Alejandra Casablanca: si quiere la jueza “que me lleve en cana, me niego como periodista a leer” la carta del asesor de Manini Ríos denunciado por torturador durante la dictadura

Entrevistada en InterCambio la periodista Alejandra Casablanca, de Radio Uruguay, habló de su comparecencia este jueves 26 en un Juzgado como actora denunciada, junto a representantes de otros dos medios de comunicación, por parte del militar retirado Antonio Romanelli, asesor del candidato presidencial del partido Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos.

Los tres medios denunciados por Romanelli fueron Radio Uruguay, el diario La República y la web Montevideo Portal, y los tres rechazaron la demanda del militar asesor: que publiquen una carta escrita por él dando su versión de los hechos que lo ubican como represor ensañado y torturador en el Penal de Libertad en 1978 y 1979, de acuerdo a cuarenta testimonios de sobrevivientes de la represión y el terrorismo de Estado.

Esos alegatos fueron reunidos en una carta difundida por más de una decena de medios, aunque Romanelli demandó solo a los tres mencionados. Radio Uruguay fue el medio que en el marco de un trabajo periodístico de rutina vinculado a otro asunto, se encontró con los primeros elementos informativos sobre el pasado represor del asesor de Manini. Esto derivó en el hallazgo de más denuncias y la redacción de la carta de los ex presos.

“Romanelli exigía a través de su abogado” el ejercicio del “derecho a réplica” mediante “un texto” de su autoría, demanda acompañada de “justificaciones para exigir ese derecho”. Pretendía “una lectura de ese texto en el que declara lo que quiere declarar” sin responder las denuncias, contó Casablanca. “Ninguno de los tres medios aceptamos eso”, explicó.

La República y Montevideo Portal le ofrecieron al militar denunciado por torturador, ser entrevistado y publicar las entrevistas como con cualquier otro actor y tema del acontecer público y político, “cosa a la que no accedió” ya que “quiere que sea publique ese texto” escrito por él, en los casos del diario y el portal, “y que se lea” al aire en el de Radio Uruguay.

En Radio Uruguay “no aceptamos” eso como tampoco “cambiar absolutamente nada” lo informado, “ni entrevistarlo”, precisó Casablanca. “Él mezcla dos informaciones que manejamos en el informativo de las radios públicas” y una de ellas se vincula al día en que el presidente Tabaré Vázquez informó que padece un cáncer. La periodista lo explicó al aire.

Asimismo explicó que desde Radio Uruguay llamaron dos veces a Romanelli para recoger su versión de la información aportada por algunos de los sobrevivientes denunciantes, pero en ambas declinó comunicarse. La primera vez “no quiso realizar declaraciones” y en la segunda oportunidad “su jefa de prensa nos dice que estaba ocupado y no podía atendernos”.

“Llegamos a hablar con ex presos políticos” y por un lado, “uno de ellos” confirma las denuncias y “cuenta de los tratos inhumanos” practicados y la “actitud de Romanelli”, especialmente cruel hacia los detenidos de origen judío, los de edades mayores y los más debilitados, relató la entrevistada.

Además, “tuvimos la voz pública de personas que declararon” ratificando esos hechos y también, por otro lado, testimonios de una ocasión en que Romanelli se jactó de que los represores “habían matado al ´grupo de comunistas más complejos´”, según reportó Televisión Nacional. Y hay más “gente que no solo lo identifica sino que (confirma que) él la torturó”.

Dado el rechazo de los tres medios a la exigencia del asesor en Seguridad de Cabildo Abierto, el caso será objeto de dictamen judicial el próximo lunes según lo dispuesto por la magistrada titular de la sede.

Si así lo quiere la jueza “que me lleve en cana, me niego como periodista a leer” la carta y “me hago absolutamente responsable, como periodista, del pedido” de rastreo de información que “como jefa de prensa” de Radio Uruguay “le hice a la periodista Isabel Prieto”, puntualizó Casablanca.

Carta abierta de expresos políticos:

Durante el terrorismo de Estado, el Establecimiento Militar de Reclusión N° 1 (EMR N° 1), Penal de Libertad, fue uno de los principales centros de reclusión destinado a los varones. Fue un centro de reclusión con políticas metódicas, profesionales y sistemáticas de destrucción en todos los planos de quienes, luego de haber sido condenados por tribunales militares, sin garantías de ningún tipo, con la tortura como metodología básica de interrogatorio judicial, eran alojados ahí durante prolongados períodos.

En ese contexto represivo, inolvidable para todos quienes lo padecimos, el entonces alférez Antonio Romanelli, actuando como Capitán Ayudante del Sector Barracas durante el período 1978 – 1979, se caracterizó por su desenfadada saña represiva.

Hostigó brutalmente a centenares de prisioneros en las 5 Barracas, 10 sectores, 40 reclusos por sector, durante su permanencia. Fue un auténtico verdugo especialmente con aquellos que padecían enfermedades psiquiátricas, con los más viejos, con los más débiles y muy especialmente, fiel a la ideología nazi que lo animó durante sus años de militancia en Secundaria, durante el año 1972, con quienes eran judíos.

Todos recordamos los “plantones”, “los malones”, “los islazos”, las requisas, los insultos, las amenazas, la destrucción sistemática de las manualidades, las sanciones injustificadas, las privaciones de todo tipo, el clima de angustia y terror.

Los abajo firmantes, todos ex reclusos, sobrevivientes de dicho período, a 40 años de los hechos, lo recordamos perfectamente como una auténtica lacra social, potencial candidato sin excusas de ningún tipo, únicamente, a la mayor condena y repudio del conjunto de la sociedad.