Albano y Bruno, de ´Nadie chequea nada´: “El principal problema cuando hablamos de noticia falsa es que le estamos dando una entidad de noticia”

Entrevistados en InterCambio los comunicadores y activistas digitales Albano y Bruno, creadores de la cuenta virtual “Nadie chequea nada”, explicaron en qué consiste su trabajo de detección y denuncia de mentiras y contenidos engañosos que circulan en las redes sociales e Internet.

Bruno es periodista, Albano estudió comunicación y el interés compartido en luchar contra la difusión de mentiras en las plataformas y soportes digitales, surgió de experiencias distintas. Mientras Bruno se motivó por la labor profesional de la periodista Ana Laura Pérez, en Albano incidieron algunas vivencias con contenidos falsos como usuario de Facebook.

Los jóvenes comunicadores explicaron que “el principal problema cuando hablamos de noticia falsa, es que le estamos dando una entidad de noticia”, es decir que la colocamos “al mismo nivel que lo que te puede decir un periodista, un medio o alguien desde el Parlamento”.

En función de ese problema, “desde los medios tenemos que tratar de empezar a dejar de hacerlo”, señalaron respecto de dicho abordaje homologador. Entonces, un primer paso hacia la verdad es no igualar a noticias “los bolazos que se tiran desde las redes sociales”.

Precisaron que no todos esos “bolazos” son exactamente noticias falsas, ya que abundan también los ejemplos de “contenido manipulado, contexto falso, contexto engañoso”, o sea casos emparentados que no son necesariamente noticias falsas sino otras variantes y modalidades.

Para no ser víctima de manipulación o engaño, “lo primero es desconfiar un poquito, tratar de no ser tan crédulos” de los contenidos que a cada usuario le llegan mediante las redes sociales, las cuentas de mail y la web en general.
Sugieren en esa dirección realizar “una búsqueda inversa” del mensaje, foto o video recibido, búsqueda que puede hacerse “en Google”, por ejemplo. “Tomarse el trabajo de hacerlo” es tan necesario como útil y “lo más importante a la hora de hacer un chequeo” es preguntarse: “¿Esto será en serio?”, graficaron.

Como ejemplo de contenido falso citaron un mensaje que circuló masivamente en diciembre a través de las redes, según el cual el Ministerio de Trabajo pagaría un cierto monto a modo de beneficio extraordinario de fin de año.

Para detectar la falsedad de los mensajes recomiendan detenerse y analizar con cautela el origen, el tema, los enlaces, la redacción, etcétera. “En Uruguay es cada vez más complicado y llegan más cosas y se viralizan”, advirtieron, siendo aún mucho más difícil difundir los chequeos y sus resultados con el mismo alcance que el contenido falso o engañoso.

Señalaron que las personas de mediana edad hacia arriba tienden más a creer esos mensajes, conforme a su pauta histórica de credulidad respecto de los contenidos que difunden los medios de comunicación tradicionales.