Adriana Guzmán, militante feminista boliviana: no vamos a retroceder en este proceso de cambios, no vamos a volver a ser sus empleadas y peones

Entrevistada en InterCambio la activista feminista boliviana Adriana Guzmán, habló de la situación política provocada en Bolivia por el golpe de Estado contra el gobierno constitucional encabezado por el Presidente Evo Morales y explicó el marco de respuesta y movilización activado desde el campo popular y la legalidad vigente para enfrentar la reacción golpista.

Guzmán transmitió el “dolor e indignación” que siente junto a una gran parte de su pueblo “frente a este golpe de Estado que estamos viviendo”, en su caso específico desde la condición de integrante de un colectivo de activistas “feministas anti-patriarcales”.

Puntualizó que los golpistas “no pueden borrar el golpe” contra la democracia “con una masacre” ni tampoco con “una sucesión inconstitucional” de la jefatura de Estado hacia “una presidenta de facto” investida de forma “irregular” en una sesión del Congreso “sin cuórum”.

Se trata de “una imposición ilegal” y por ende, “para nosotras ella encabeza este gobierno de facto” contra el cual “vamos a seguir peleando desde las calles y la legalidad”. Añadió que “la OEA es cómplice” del golpe de Estado al proporcionarle a sus perpetradores “un informe irresponsable tres días antes de lo que se esperaba”.

La respuesta del colectivo que integra junto a otros grupos y sectores populares opuestos al quiebre constitucional, actualmente se compone de “corte de ruta, movilización permanente, no se acepta la renuncia del Evo” a la Presidencia y tampoco “a Yeanine Áñez” como presidenta de facto.

La entrevistada informó que en el marco de las movilizaciones “tenemos dos muertes anteayer”, entre ellas “una niña de 16 años” que fue “asesinada por balas de la Policía”, así como “cinco muertos de ayer” junto a multitudes “gasificadas” y atacadas a mansalva con “balas” y “balines”.

Explicó que hay planteada “una discusión legal que la van a hacer los diputados del MAS” en el Congreso y al mismo tiempo una lucha popular masiva “en las calles”. La determinación principal es que “no vamos a retroceder en esto que hemos llamado proceso de cambio y de dignidad”, es decir que “no vamos a volver a ser sus empleadas y sus peones”.

Graficó que dada la masividad del rechazo popular al golpe, “estamos en las puertas de una masacre” y de hecho “ayer se ha disparado de un helicóptero” a una multitud, provocando las cinco muertes referidas. En La Paz “nos va a cercar” pero “también vamos a resistir”, enfatizó Guzmán.

Los movilizados “no vamos a permitir el golpe de Estado” y junto a ello “nuestra exigencia es la continuidad del mandato del Evo” hasta su culminación constitucional “el 22 de enero”. En todo caso, “que él convoque a las elecciones” tal como lo propuso y llegó a ser aceptado por la propia OEA, antes de que el organismo girara súbitamente de posición.

Los defensores del gobierno y la legalidad constitucional tienen claro que si los comicios son realizados bajo la aludida presidenta de facto, los golpistas proscribirán “al MAS” y procederán a “enterrar el Estado Plurinacional” para restaurar el orden anterior. “Ellos vienen por todo”.

Luego expresó su comprensión, compartida por gran parte del pueblo boliviano, de que “el racismo y el colonialismo no se acaban con elecciones” sino que “se acaban enfrentando las fuerzas” reaccionarias.

La presidenta de facto “es una diputada del Oriente vinculada a los grupos armados que han planteado una limpieza étnica y racial” e históricamente reivindicativos de “la esclavitud” para someter a los pueblos originarios.

Para hoy miércoles 13 “nos hemos plegado a la convocatoria de las Confederaciones Nacionales de Campesinos” y participarán de “un cabildo de tarde” en La Paz, instancia a la que “se ha plegado la Central Obrera Boliviana”, la histórica central sindical que puso un plazo de “24 horas para la restitución de Evo Morales”, antes de lanzar una huelga general nacional.

También “hoy esperamos a los mineros” para resistir juntos “en las calles y enfrentar este golpe”, resumió Guzmán sobre la dramática situación.