25 años de Amazon: el comercio electrónico ya no es su principal negocio

Un 5 de julio, pero de 1995, se registró como empresa Amazon. Nacida en el garaje de los esposos McKenzie y Jeff Bezos, la pareja se arriesgó a abandonar sus empleos e invertir 10.000 dólares en un negocio en la red, en tiempos en que internet recién comenzaba a funcionar.

Pensar en ventas en 2019 es pensar en internet. Desde pequeñas tiendas online hasta importadoras o exportadoras, todas usan internet en alguna parte del proceso. Pero en 1995, cuando los pocos teléfonos móviles que había no estaban ni cerca de contar con conexión a internet y se necesitaba de un cable y un teléfono para conectar las computadoras a la red, la idea era tan arriesgada como revolucionaria.

Así de revolucionaria fue Amazon, que nació de un pequeño capital como plataforma de venta de libros e insumos electrónicos y se convirtió en la reina del comercio electrónico. De acuerdo a la docente de la Universidad de Buenos Aires, Beatriz Busaniche, el cambio que generó en la manera de hacer negocios fue muy importante y junto al resto de las empresas conocidas como GAFA (Google, Apple, Facebook, Alibaba), inauguró las tasas de concentración de la economía más importantes de la historia.

«Si bien hay grandes corporaciones como Monsanto Bayer, o las grandes cadenas de supermercados como Walmart, que han impactado el comercio global a lo largo de los últimas décadas, el nivel de rapidez en el desarrollo de un sistema tremendamente concentrado se da solo en este capitalismo posindustrial y con estas compañías que forman el grupo GAFA», apuntó en diálogo con Sputnik.

Busaniche, quien también es miembro de la Fundación Vía Libre, dedicada —entre otras cosas— a estudiar el efecto de las nuevas tecnologías en nuestras vidas, consideró que lo particularmente interesante de Amazon es que cambió su modelo de negocio y generó un cambio de modelo en todas las empresas que vinieron después.

«Si bien empieza con ventas de bienes de consumo como los libros, el primer impacto que podemos atribuirle a Amazon es el cambio de modelo de negocios en el mundo de la publicación y la edición de libros. Fue algo muy propio de ellos con la aparición de su Kindle, y la instalación nuevas tendencias en ventas de libros electrónicos», analizó.

Tal efecto fue precursor de plataformas como Netflix puesto que cambió la forma de consumo. Así la hasta entonces imperante idea de hacerse con la propiedad de objetos, como libros o discos con películas, fue suplantada por la de obtener los derechos de visualización de esas publicaciones o contenidos audiovisuales.

Sin embargo, su gran innovación no es la originaria de la mayoría de la riqueza de Amazon, que hoy vende desde medicamentos hasta automóviles. Lo es un negocio mucho menos conocido, llamado Servicios Web de Amazon (AMS por sus siglas en inglés).

«Su gran negocio hoy es todo lo que tiene que ver con los servicios en la nube, donde también tiene una posición dominante del mercado. Allí interviene en lo que hace al funcionamiento de la infraestructura de muchos servicios de internet y tiene a su vez convenios con gobiernos empresas y demás. Ese es el negocio más grande que tiene hoy la compañía y es el que menos vemos los consumidores», explicó la experta.